Lo que Jaquie hizo el día de su boda te dejará con la boca abierta

Un accidente en una piscina la dejó inmovilizada varios años. En un ejercicio de superación, con mucho trabajo y esfuerzo, consiguió su propósito: caminar unos pasos en el día más feliz de su vida. ¡Te sorprenderá!

por Tu otro diario /


El día de una boda es especial para todos los asistentes pero si hay alguien que siente que esa fecha es única es la novia.

Así quería Jaquie que fuese. Hace ocho años quedó inmovilizada cuando se rompió el cuello en la piscina de un amigo. Siempre fue una chica deportista aunque desde el accidente tuvo que aprender a moverse en todos los ámbitos en silla de ruedas.

boda6_

Su constancia y unas intensas sesiones de terapia lograron que con el tiempo Jaquie recuperara algo de movilidad, llegando incluso a ponerse de pie a pesar de que los médicos no se mostraban muy optimistas en su caso.

Cuando Andy, su novio, y ella comenzaron a planear su boda, Jaquie pensó que debía esforzarse todo lo posible para conseguir andar por lo menos unos metros durante el tradicional paseo hasta el altar rodeada de sus seres más queridos.

Como era consicente del duro reto que se había propuesto comenzó a trabajar con un especialista en un gimnasio y siempre contó, como era de esperar, con el apoyo y el estílumo de su novio. Su objetivo era poder desprenerse de la silla y caminar unos pasos sin cansarle demasiado rápido, ya que las primeras veces que logró mantenerse en pie no pasaba de los 20 minutos al no estar acostumbrada a un esfuerzo tan grande.

Fueron muchas horas de dedicación y pasó por momentos de nervios porque veía que se acercaba la fecha.

boda7_

Al llegar el gran día Jaquie lo consiguió. Con la ayuda de su madre y de su abuelo, que ha tenido un papel similar a de un padre para ella, pudo andar por el pasillo hasta llegar al lugar donde Andy la esperaba. Mientras, los asistentes la observaban con incredulidad por lo que ella había sido capaz de hacer.

Pero no sólo fue ese momento en el que sorprendió a todos. Durante la celebración estuvo casi cuatro horas de pie durante las que pudo estar charlando y pasándoselo bien con los amigos y familiares invitados a la boda.

Jaquie es, sin duda, todo un ejemplo de superación. Su esfuerzo y tenacidad servirán de estímulo para que aquellos que se encuentren en situaciones similares sepan que pueden lograr su recompensa