El vídeo de un soldado que regresa de Irak y abraza por primera vez a su hija pequeña te conmoverá

Eddie Martinez se reencontró con su hijo mayor, Jordan, y por fin pudo sostener en sus brazos a la pequeña Juliyna, que nació hace solo siete meses cuando él aún estaba destinado en Irak.

por Tu otro diario /


Uno de los momentos más difíciles para un militar es el de salir de casa con destino a una misión porque tiene que dejar la familia y los amigos. En cambio, todo se compensa cuando llega la hora de regresar.

Eddie Martínez es un sargento estadounidense que partió hacia Irak hace ahora nueve meses. Al salir dejó en su casa de Visalia, California, a su mujer Angie, que estaba embarazada, y a su hijo Jordan.

Eddie con su mujer, Angie, y con sus hijos, Jordan y Julyna (Captura de pantalla de un vídeo de ABC).

Eddie con su mujer, Angie, y con sus hijos, Jordan y Julyna (Captura de pantalla de un vídeo de ABC).

Ninguno de ellos sabía con exactitud cuándo volvería y Eddie lo ideó todo para que fuese una sorpresa. Para conseguirlo contó con la colaboración de su madre y de su suegra. Al llegar a la parte exterior de la casa, abrazó y saludó a quienes allí estaban esperándole y, como se ve en el vídeo, se fue acercando a la puerta de entrada.

En cuanto su mujer y su hijo le vieron corrieron a abrazarle muy emocionados. En seguida le dio a Jordan los regalos que le había traído y a su mujer el ramo de rosas rojas que llevaba en la mano... pero Angie también quiso darle un regalo y puso en sus brazos a su bebé. La pequeña había nacido mientras se él encontraba en Irak, se llama Juliyna y tiene siete meses.

Aunque no pudo estar en el momento del nacimiento, a través de la nuevas tecnologías, sí había podido ver imágenes por Skype de Juliyna y Jordan. Pero tenerla en brazos por fin fue realmente especial para él. Eddie, en declaraciones recogidas por la cadena ABC, reconocía que había sido increíble abrazarla “y saber que es mi hija”, y añadía que se sentía muy feliz de poder darles a sus hijos "cosas que no tuve cuando era pequeño". Angie apostilló: "Él lo es todo, es quien mantiene nuestra familia unida".

Después de la alegría vivida en la familia Eddie apuntaba que todo le había salido mejor de lo esperado. No se imaginaba que ella se iba a emocionar tanto pero en cuanto pudo ver su cara, se dio cuenta de que su expresión era de enorme sorpresa.

Tras unos días en casa con los suyos Eddie debe volver a su misión. Pero, sin duda, habrán sido jornadas llenas de felicidad por estar con su mujer y con sus dos pequeños. La sorpresa salió tal y como quería y Angie, Jordan y Juliyna siempre la recordarán.