Sus padres llegaron a América sin nada y a ella 'se la rifan' las mejores universidades

Harvard, Yale, Columbia o Cornell son solo cuatro de los nombres que forman parte de la Ivy League, las ocho mejores universidades privadas de EEUU que ‘pujaban’ por contar con Augusta el próximo curso, un curioso récord al alcance de muy pocas personas en el mundo.

por Tu otro diario /


Se llama Augusta Uwamanzu-Nna, tiene solo 17 años y es la mejor estudiante de su instituto, el Elmont High School. Cuando finalizó su Educación Secundaria, solicitó entrar en 12 universidades, entre ellas las ocho más prestigiosas del país, y recibió respuesta afirmativa… ¡de todas ellas! Un curioso récord al alcance de muy pocas personas en el mundo.

Captura de pantalla de un vídeo de ABC 7.
Augusta con sus padres en su graduación en el instituto (Captura de pantalla de un vídeo de ABC 7)

En ese momento, comenzó para ella la difícil labor de decantarse por uno de esos centros universitarios, tarea harto complicada cuando tienes que escoger entre lo más selecto dentro de lo más selecto. Tras mucho pensar, ha decidido que cursará sus estudios en Harvard.

Augusta, de Long Island, sabe que no hay secretos ni atajos para lograr el éxito: “Creo que lo más importante, lo que ha dado forma a la persona que soy ahora, es solo la tenacidad y la persistencia”, ha contado en declaraciones a ABC 7.

El anuncio de la universidad que finalmente contará con ella en sus filas el próximo curso lo hizo en su instituto, poniéndose la camiseta de Harvard y mostrándola desde el escenario, como también hicieron sus compañeros con las universidades a las que cada uno asistirá.

Es hija de inmigrantes nigerianos y asegura que sus padres le inculcaron desde pequeña la confianza en sí misma, la humildad y el respeto por la educación.

"Aunque nací aquí en América, he visitado Nigeria muchas veces y he visto que mis primos no tienen las mismas oportunidades que tengo. Así que definitivamente, haga lo que haga, quiero estar segura de que tiene un impacto en Nigeria”, ha contado.

La ciencia es su pasión y ha elaborado un proyecto, finalista en un concurso organizado por Intel, sobre un tipo de cemento que podría ayudar a prevenir las grietas y rupturas en las plataformas petrolíferas submarinas.

Sus profesores dicen que tiene un talento especial, pero que ella “persigue la excelencia, sabe que tiene que trabajar”.

Asegura que ha elegido Harvard precisamente por eso, por la orientación de su alumnado hacia la excelencia. Y también mirando hacia sus raíces nigerianas, ya que la universidad cuenta con una comunidad bastante nutrida de estudiantes de ese país africano.