La conmovedora carta de una madre a la madrastra de su hija se vuelve viral: 'Eres una rara joya'

Candice se puso furiosa cuando se enteró de que su ex marido iba a casarse otra vez, pero al conocer a su nueva esposa, Ashley, todo cambió y le escribió una carta para darle las gracias que miles de personas han compartido online.

por Tu otro diario /


Candice Curry es una madre estadounidense divorciada que un buen día se enteró de que su exmarido iba a casarse de nuevo. En ese momento, tuvo una reacción de enfado al saber que su hija iba a compartir con otra mujer todo el tiempo que pasara con su padre.

(Candice Curry/Womenwithworth)

Pero su ira se convirtió en agradecimiento sincero al conocerla y ver cómo trata a su hija Stiles. Por eso decidió escribir para ella una carta abierta en su blog, que se ha compartido miles de veces en Internet.

FOTOGALERÍA: La especial relación entre la niña y la mujer de su padre

Aquí traducimos algunos extractos:

"Para la madrastra de mi hija,

Nunca te quise aquí. Simplemente nunca fuiste parte del plan. Crecí soñando cómo sería mi familia y nunca te inclui en ella. No quería ayuda de otra mujer para criar a mi hija. Mi plan para mi familia solo incluia a mi marido, a mis hijos y a mí misma, no a ti...

Te imaginé como una bestia terrible, una mujer que jamás podría gustarle a mi hija, ¡nunca! Tenía la esperanza de que fueras poco atractiva y de que mi ex marido fuera consciente de que eras la segunda mejor mujer de su vida.

Quería odiarte, pero tú lo hiciste imposible y rápidamente fue creciendo en mí un gran agradecimiento.

Has aceptado a nuestra hija desde el principio e incondicionalmente, la has querido a ella tanto como a su padre. Eso es un verdadero regalo para todos nosotros. Has incluido a nuestra hija en todo lo que haces y logras que se sienta querida y aceptada. Pones la relación de mi hija con su padre por encima de vuestro propio matrimonio y solo una muujer valiente sabe hacer eso sin que se note...

Me comprometo a respetar siempre tu lugar en la vida de mi hija, a no menospreciar tu posición y a no hacerte sentir como que no eres su madre. Me comprometo a que entre las dos la criemos juntas y estar agradecida por el ejemplo que entre tú y yo, como dos mujeres fuertes y valientes, le vamos a dar.

Mujer preciosa, eres una joya rara y hermosa. Que Dios te bendiga".