Tara enseña a sus hijos una valiosa enseñanza con una buena obra que te llegará al corazón

Por el octavo cumpleaños de su hija, llevó a sus amigos por la ciudad de Halifax (Canadá) colgando abrigos de los postes de las farolas para que los 'sintecho' puedan cogerlos gratis y protegerse del frío.

por Tu otro diario /


Ni su hija ni sus amigos olvidarán su octavo cumpleaños. Porque su madre, Tara Smith-Atkins decidió que era el momento de que todos aprendieran una valiosa lección: que hay personas que viven en medio de enormes dificultades y que está en nuestra mano ayudarles a estar un poco mejor.

(Tara Smith-Atkins/Facebook).

Por eso, decidió postear en Facebook una petición para que sus vecinos donasen abrigos, bufandas y guantes de segunda mano de los que pensaran deshacerse para impartir esa enseñanza a los niños de una manera muy original y efectiva.

FOTOGALERÍA: Una celebración de cumpleaños de lo más solidaria

Cuando recopiló suficientes artículos contra el frío, un par de semanas después de hacer la petición en las redes sociales, llegó el momento. Salió con su hija y siete amigos y amigas a las calles y colgaron los abrigos en los postes de las farolas o las señales de las calles.

Todos llevaban una nota que aclaraba que esos abrigos no habían sido extraviados por sus propietarios, sino que estaban destinados a que las personas que viven en las calles se protegieran de los rigores de un invierno que en Canadá no es precisamente suave.

"Los niños aprendieron la importancia de la solidaridad y de hacer algo por los demás. Cuando después de unas horas colgando abrigos de las farolas volvieron al coche congelados de frío se dieron cuenta de lo que debe ser vivir siempre en la calle y se sintieron bien por haber ayudado con su acción a quienes sobreviven a la intemperie porque no tienen hogar", ha explicado Tara en declaraciones al medio local CBC News.