Por qué se casó el día de los Santos Inocentes, cómo conoció a Elvira... la faceta más íntima de Mariano Rajoy

El presidente acudió a 'En la tuya o en la mía', el programa que conduce Bertín Osborne, "para que los españoles me conozcan un poco más" y dejó ver su lado más humano.

por Tu otro diario /


Se quitó la corbata y la chaqueta y se sentó en el sofá donde han estado personas tan diferentes como Mariló Montero, Manuel Díaz 'El Cordobés' o el líder de la oposición, Pedro Sánchez, para dejar que España le conociera. "Me gustaría hablar uno a uno con los 46 millones de españoles, pero eso es imposible", llegó a decir.

Mariano Rajoy con su mujer, Elvira Fernández (Gtresonline)

Contó que fue su esposa, Elvira Fernández, a la que llama Viri, fue la que le animó a ir al programa. La conoció cuando él tenía 37 años "en un pub de Pontevedra, nos presentó mi hermano Luis", recordó. "No he sido de muchas novias, lo que me dejaban", confesó entre risas. Bertín le preguntó si le costó conquistarla y Mariano Rajoy contestó: "Bueno, tuve que dar allí unos argumentos y razones".

Y la convenció. "Acerté, no siempre acierto, pero ahí acerté", explicó el presidente, que aseguró que hasta la oposición estaría de acuerdo en eso. Se casaron cinco años después, en la Isla de la Toja... el día de los Santos Inocentes... por culpa de la política.

"Nos íbamos a casar el 27, pero resulta que los presupuestos de aquel año se aprobaban el 27 en las Cortes. Nosotros teníamos 156 [diputados] y nos faltaban 20 para la mayoría. Yo había invitado a unos colegas del Gobierno y a algunos diputados... y, claro, si estaban en una boda no aprobábamos los presupuestos y retrasé la boda".

Su luna de miel fue corta, también por razones de agenda, y los recién casados estuvieron en Santo Domingo. Mariano Rajoy confesó que ella dejó de trabajar cuando él se convirtió en presidente y habló también de sus dos hijos, Mariano, que tiene 16 años, "que ya tiene su opinión y su criterio", y Juan, que tiene 10. Desayuna y cena todos los días con ellos. "Lo hago por ellos y por mí", afirmó.

Rajoy con uno de sus hijos (rtve.es)

Bromeó con Bertín sobre qué pasaría si se dedicasen a la política y le salieran socialistas y aseguró que para él lo peor "es que te salieran mala gente" y que le gustaría que puedan "dedicarse a lo que elijan".

También habló de sus padres. De su madre, que murió con 61 años en 1993, dijo que era "estupenda, tenía un carácter muy alegre, no tengo más que buenos recuerdos..." y sobre su padre, que tiene 94 años, apuntó que le enseñó "a ser flexible, a intentar ser buena persona y a tratar a los demás como te gustaría que los demás te tratasen a ti".

Contó que tuvo un accidente de tráfico en Palas de Rei (Lugo) por quedarse dormido al volante, que cayó por un barranco y casi no lo cuenta. Y ese no fue el único momento en que su vida peligró. No monta en helicóptero desde el accidente que tuvo junto a Esperanza Aguirre en Móstoles. "Tuvimos suerte porque nos dijeron que lo normal cuando un helicóptero se cae es que explote", reveló.

Sin embargo, tuvo peor suerte cuando a un grupo de amigos con el que solía comer le tocó el Gordo de Navidad en 1987 y a él no porque, al contrario de lo que sucede en los anuncios de esta lotería, "a mí no me guardaron el décimo".

Mariano Rajoy llevó a la casa de Bertín Osborne vino albariño y una empanada hecha con una receta de su suegra y le dio una paliza al futbolín, le ganó por 8 goles a 1.

Dijo que en Bruselas come "fatal", que a la canciller alemana, Angela Merkel, cuando estuvo en Galicia "le encantaron los pimientos de Padrón", que se lleva muy bien con los ex presidentes socialistas José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, y que, aunque muchas veces los españoles seamos pesimistas y hablemos mal de nosotros mismos, "España es un país de primera división".