Tres matrimonios, cuatro hijos, un secuestro... La intensa vida de Mauricio Macri, el nuevo presidente de Argentina

A sus 56 años, tras haber sido presidente del club de fútbol Boca Juniors y alcalde de Buenos Aires, se convertirá el 10 de diciembre en presidente del país tras 12 años de 'kirchnerismo'.

por Tu otro diario /


Casado actualmente con Juliana Awada, tiene tras de sí dos divorcios previos, y es el orgulloso padre cuatro hijos: Agustina, Gimena, Francisco y Antonia.

- FOTOGALERÍA: Su hija Antonia, de 6 años, le convirtió en "mitad padre, mitad abuelo"

Mauricio Macri ha puesto fin a 12 años de gobierno de los Kirchner, Néstor y su mujer Cristina Fernández, herederos del peronismo, y su victoria tiene un enorme impacto político, porque es la primera vez en décadas que se hace con el poder alguien que no representa a los partidos tradicionales del país. Macri se presentaba por Cambiemos, una coalición en la que se integra Compromiso para el Cambio, el partido que él mismo fundó en 2003.

presidenteargentina

Pero detrás del presidente, de la figura pública, se esconde un hombre con una azarosa vida sentimental y una herida de esas que dejan honda huella en cualquier ser humano: su secuestro de 14 días en 1991 para extorsionar a su padre, dueño de una de las mayores fortunas del país.

Mauricio Macri, el mayor de los seis hijos que tuvo el empresario Francesco Macri con Alicia Blanco Villegas, se educó en universidades estadounidenses, donde se convirtió en ingeniero. Su familia es una de las más acaudaladas de Argentina, al frente de un conglomerado de empresas en sectores tan diversos como automoción, construcción, correos, comunicación, servicios o minería.

Tan profunda es la cicatriz que le dejó su secuestro, que el relato en primera persona de aquellos días es lo primero que puede leerse en su página web. Su familia pagó seis millones de dólares (5,6 millones de euros) a sus captores, que lo liberaron sano y salvo, y que luego fueron apresados y condenados por la justicia.

"Desde que fui liberado empecé a vivir de una manera muy distinta. Me sentía como aquellos que se sobreponen a una enfermedad terminal o se salvan en un accidente. Todo me parecía nuevo y frágil (...). Quedé más libre que nunca para hacer cualquier cosa, hasta para pensar por primera vez que podría crear mi propio destino", escribe.

Con 22 años se casó con Ivonne Bordeau, con quien tuvo tres hijos: Agustina, Gimena y Francisco. Se divorció 10 años después y rehizo su vida con Isabel Menditeguy, con quien se casó en segundas nupcias. Tampoco esta unión fue la definitiva.

En 2010 se casó con Juliana Awada, una empresaria de 41 años (15 años más joven que él), que le dio a su pequeña Antonia cuando él tenía 50 años, una paternidad tardía que, según confesó él mismo, le hizo "mitad padre, mitad abuelo".

Juliana Awada, la nueva primera dama, tiene un próspero negocio de ropa que lleva su apellido y posee tiendas por todo el país. Estuvo casada con Gustavo Capello, de quien se divorció, y mantuvo una relación con el conde belga Bruno Laurent Barbier, con quien tuvo a su primera hija, Valentina, aunque nunca llegaron a casarse.

Mauricio Macri fue desde 1995 hasta 2007 el presidente de uno de los clubes de fútbol más famosos y exitosos de Argentina, Boca Juniors, y desde 2007 es el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, un cargo que equivale a lo que conocemos en España como alcalde. Antes, entre 2005 y 2007 fue diputado nacional.

En su web cuenta que un día una mujer le preguntó por qué quería ser presidente. Él explica que es difícil decir que alguien se presenta a un cargo así por una sola razón, así que intentó condensar su pensamiento y le respondió: "Quiero ser presidente porque estoy convencido de que puedo ayudar a que todos los argentinos tengan una vida más feliz". El tiempo dirá si lo consigue.