Judy supo que iba a ser madre... ¡una hora antes de dar a luz!

Al salir del hospital, ella y su marido, ya con la pequeña Carolyn Rose en sus brazos, tuvieron que pedir prestados un cochecito y una cuna porque no tenían nada previsto.

por Tu otro diario /


No fue un día más en la vida de Judy Brown. De hecho, es probable que sea la fecha más especial de su vida. Ha ocurrido en Massachusetts (Estados Unidos).

- FOTOGALERÍA: Una familia que ha crecido inesperadamente

Judy sintió un fuerte dolor abdominal y se fue a un hospital de Beverly. A sus 47 años pensó que solo serían cálculos en los riñones. Estaba asustada porque era algo muy doloroso. Las primeras exploraciones fueron suficientes para que los médicos le dijeran que no era lo que ella suponía. Estaba de parto.

Carolyn Rose

Aunque ella no podía creer lo que estaba escuchando, no pasó mucho tiempo para que diera a luz a una niña. "Comprender que estaba embarazada y a punto de dar a luz fue muy abrumador", comentaba aún sorprendida, en declaraciones a ABC News.

La pequeña, de cuatro kilos de peso al nacer, se llamará Carolyn Rose para recordar a las dos abuelas. A la hora de abandonar el hospital Judy y su marido tuvieron que pedir que les dejaran un cochecito y una cuna. No habían previsto nada porque nunca imaginaron que de aquella visita al hospital iban a salir con un bebé.

Ella reconoció que en algún momento tuvo síntomas parecidos a los que tienen las mujeres embarazadas pero no les dio especial relevancia. No era posible, pensó. "Después de haber estado casada durante 22 años, realmente no considerábamos que me quedara embarazada... No lo tenía en la cabeza", decía emocionada.

La familia al completo

Una de las ginecólogas del mismo hospital indicó que, aunque no es muy frecuente, ocurre que hay mujeres que no saben que están embarazadas hasta muy poco antes de dar a luz. "Hay gente que no lo sabe a veces, o están negándolo y la negación puede ser muy fuerte", aseguraba.

Era el caso de Judy Brown, pero cuando ella y su marido tuvieron a la bebé en sus brazos se convirtieron en dos personas llenas de una enorme felicidad.