Los bomberos no logran controlar los fuegos de California que han dejado 21 muertos