Los Reyes presiden el acto central del Día de la Fiesta Nacional en plena crisis catalana