David, el feliz octogenario que lleva doce años abrazando a los bebés de la UCI de este hospital