La subida de precios de los alimentos empuja al alza la inflación