El número de niños obesos se multiplica por diez en las últimas cuatro décadas