Un jarro de agua fría para el mundo independentista: la CUP amaga con abandonar el Parlament