La actuación de un policía español de vacaciones en Nueva York salva a un agente agredido en Times Square

El policía nacional inmovilizó al agresor de su compañero americano, que se encontraba mal tras el fuerte golpe recibido

por Tu otro diario /


Rubén Castillo, un policía nacional de 36 años destinado en Valencia que estaba de vacaciones en Nueva York, se convirtió en 'héroe por accidente' mientras paseaba por la popular Times Square. Presenció cómo un hombre agredía a un agente estadounidense después de que éste le recriminara por llevar un perro grande sin correa y molestar a los viandantes. El hombre se encaró al agente y, de repente, le dio un fuerte cabezazo que lo dejó aturdido, tal y como explican desde el perfil de Facebook de la Policía Nacional.

Nueva York

El policía nacional Rubén Castillo, al inmovilizar al agresor de un agente estadounidense en Nueva York el pasado 30 de junio (Policía Nacional)

El agresor se disponía a volver a golpearle, pero lo impidió la rápida intervención de Castillo, que se abalanzó contra él y lo inmovilizó. Mientras el policía español lo tenía contra el suelo, el americano intentó esposarle, pero no fue capaz de hacerlo a causa del aturdimiento que le había provocado el tremendo golpe. Rubén Castillo, sin dudarlo ni un momento, cogió los grilletes de su colega y se los puso al hombre, después de lo cual procedió a efectuar un cacheo de seguridad.

RELACIONADO: Así le salvó la vida un policía fuera de servicio a un hombre que cayó a las vías del Metro de Madrid

Poco después llegaron más efectivos de la policía estadounidense, que detuvieron al atacante y lo trasladaron a una comisaría. El suceso tuvo lugar el Día del Orgullo, el pasado 30 de junio, una fecha en la que la ya de por sí concurrida Times Square se encontraba ‘plagada’ de gente. Más aún teniendo en cuenta que este año la ciudad de Nueva York era la capital del 'World Pride'.

 

Según ha declarado el propio Castillo a 'Las Provincias', se abalanzó sobre él "para evitar males mayores, que le cogiera el arma". "Forcejeamos, caímos al suelo y lo detuve con la ayuda del policía americano", explica.

Una vez detenido el agresor, numerosos testigos comenzaron a aplaudir la valiente actuación del agente español. Además, ha recibido un correo oficial de la Policía de Estados Unidos en el que agradecen su admirable intervención.