Uber planea luchar contra los atascos con vehículos eléctricos aéreos

La compañía presenta las últimas novedades de Uber Air, un servicio que empezará su período de pruebas en varias ciudades en 2020

por Ismael Marinero /


Desde hace décadas, la imagen más habitual de la ciudad del futuro en películas y novelas de ciencia ficción tiene un elemento común: los coches voladores. Nos sigue pareciendo algo lejano, fruto de la imaginación de guionistas y escritores, pero está más cerca de ser real de lo que creemos. Uber acaba de presentar en la conferencia Elevate Summit, que ha tenido lugar en Washington D.C., los detalles de un proyecto que empezará sus pruebas en 2020 y, salvo contratiempos, funcionará a partir de 2023.

Taxi volador

Infografía que recrea el aspecto de Melbourne cuando entre en funcionamiento Uber Air (Uber)

Hay muchos grandes nombres que llevan años tomando posiciones en el negocio de los vehículos voladores, empresas como Boeing, Bell, Daimler y Aston Martin, que se suman a una gran cantidad de startups de nueva creación como Volocopter y Lilium. La premisa general es ofrecer taxis aéreos que la gente pueda pedir a través de su smartphone para trayectos urbanos cortos, aliviando el tráfico y reduciendo la contaminación en los centros de las ciudades.

Uber, que lleva un tiempo diversificando sus inversiones más allá de los VTCs, reveló por primera vez sus planes en 2016, cuando presentó los primeros diseños de aviones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL). Son vehículos pensados para transportar pasajeros entre estaciones llamadas skyports, situadas estratégicamente alrededor del centro urbano. Desde entonces, Uber ha anunciado que lanzaría programas piloto en Dallas y Los Ángeles a partir del año que viene.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

En el Elevate Summit, Uber ha ampliado su rango de acción al incluir la ciudad australiana de Melbourne. Susan Anderson, directora general de Uber en Australia, Nueva Zelanda y el norte de Asia, afirmó que “los factores demográficos y geoespaciales de Melbourne y la cultura de innovación y tecnología australiana, hacen de ella la tercera ciudad de lanzamiento perfecta para Uber Air".

Uber también aprovechó su conferencia anual para ofrecer el primer vistazo a cómo podría ser la cabina en la que viajarán los pasajeros, similar a la de un helicóptero pero con elementos más enfocados hacia la comodidad de los usuarios. Diseñado en colaboración con la empresa Safran Cabin, el elegante diseño interior pretende ser "un estándar ampliamente aceptado para la experiencia de vehículos eVTOL".

Taxi aéreo

El Bell Nexus, uno de los modelos de vehículo aéreo presentados en el Elevate Summit (Getty Images)

La cabina está diseñada para acomodar a cuatro pasajeros y su equipaje, además del piloto u otro miembro de la tripulación. La idea de Uber es que el piloto solo sea necesario al principio y que los vehículos vayan ganando en autonomía hasta hacer innecesaria la presencia de alguien a los mandos. Los vuelos cortos tendrán un precio de 5 dólares por kilómetro, así que un viaje de 20 kilómetros supondrían 100 dólares, pero se prevé que los costes bajen a medida que avance la tecnología.

En los tres días que duró la conferencia, Uber también presentó los primeros diseños de los skyports necesarios para implementar su red de taxis aéreos. Para la ciudad de Dallas, el estudio de arquitectura Corgan propone Connection Plaza, un edificio con dos plataformas de vuelo y cinco estaciones de carga para varias aeronaves. Tiendas, restaurantes, parques y fuentes también forman parte del diseño de este moderno aeropuerto urbano.