Desvelan detalles sobre el caso de la desaparecida en Terrassa hallada sin vida en casa de su expareja

El hombre ya ha sido detenido y, aunque lo han trasladado después a la vivienda, aún no se ha realizado ninguna reconstrucción del crimen

por Europa Press /


El cuerpo sin vida de Mònica Borràs, desaparecida en Terrassa (Barcelona) en agosto de 2018, fue hallado el miércoles por la tarde por los investigadores "bajo elementos de construcción" en el domicilio de su expareja, un hombre que fue detenido por los Mossos d'Esquadra el mismo día y que confesó el crimen. Así lo ha informado este jueves en un comunicado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), que ha detallado que "no había antecedentes judiciales de violencia entre la pareja".

Terrasa

Mossos d'Esquadra en la puerta de la vivienda en la que encontraron el cuerpo sin vida de Mónica Borràs, donde residía su expareja (Europa Press)

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Terrassa tiene abierta una causa contra el sospechoso por matar, presuntamente, a su mujer, Mònica Borràs, de 49 años. Por otro lado, el juez ordenó el miércoles el levantamiento del cadáver pero, dado su estado, las tareas aún no han finalizado: dos forenses especializados en el tratamiento de huesos están recuperando los restos para proteger la integridad del conjunto de huesos y así practicar la necesaria autopsia.

RELACIONADO: Un hombre confiesa haber matado a su expareja 10 meses después de enterrarla en el jardín en Terrassa

El sospechoso ha sido trasladado este jueves por los Mossos a su domicilio, en la calle Volta de Terrassa: ha llegado a las 9.41 horas, se lo han llevado a las 10.19 y lo han vuelto a desplazar a la casa después de las 11 horas. Según también ha informado el TSJC, de momento no se ha practicado ninguna reconstrucción del crimen y la causa continúa secreta.

Mónica Borràs

Mónica Borràs, de 49 años, desapareció en agosto del año pasado (SOS Desaparecidos)

Agentes de los Mossos d'Esquadra custodian desde primera hora de este jueves la puerta del domicilio a la espera de que se pueda practicar el levantamiento del cuerpo junto a una comitiva judicial. Después, será la autopsia la que confirme que efectivamente se trata de Mónica Borràs.