La auxiliar de enfermería acusada de matar a dos ancianas se defiende: 'Nunca sería capaz'

En la primera jornada del juicio que se sigue contra ella, ha asegurado que se 'dejó la piel para cuidar a los ancianos del hospital'

por EFE /


La auxiliar de clínica del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid), Beatriz L.D., acusada de matar a dos ancianas inyectándoles aire en las venas con una jeringuilla ha negado este martes su implicación en sendas muertes y ha asegurado que "nunca sería capaz de quitarle la vida a nadie, ni aunque padeciera por su dolor". El fiscal solicita para ella una pena de 40 años de cárcel, mientras que las acusaciones particulares piden prisión permanente revisable.

Auxiliar Alcalá

Beatriz L.D., acusada de haber matado a dos ancianas en 2015 y 2017, durante su testimonio en el juicio este martes (Europa Press)

"Llevo sufriendo un año encerrada en una cárcel sin pruebas y se me sigue llamando asesina", ha lamentando la procesada entre sollozos en su declaración durante la primera sesión de la vista oral, en la que ha recriminado que se le haya destrozado la vida después de estar doce años trabajando en este hospital madrileño.

RELACIONADO: Estupor por el caso de la auxiliar de enfermería tras su detención

Ha alegado que, en el caso de la primera muerte, incluso avisó a la enfermera y a los médicos de que la paciente se encontraba muy enferma, lo que, según su defensa, "es incompatible con la idea de que fuera ella quien causara la muerte".

Ha afirmado que ni formaba parte de su trabajo, por su condición de auxiliar, manipular objetos punzantes como jeringuillas ni conocía a las víctimas o tenía "motivo alguno" para matarlas. "Me he dejado la piel para cuidar a los ancianos del hospital y que me acusen de que soy una asesina es horrible", ha manifestado la acusada.

Audiencia Provincial de Madrid

El juicio contra la auxiliar de clínica tiene lugar en la Audiencia Provincial de Madrid (EFE)

El Ministerio Público acusa a Beatriz L.D. de dos delitos de asesinato, por los que le pide 40 años de cárcel y que se le prohíba desempeñar actividades como auxiliar de clínica en cualquier hospital o centro médico durante diez años. Según su escrito de acusación, la procesada mató a dos ancianas, en 2015 y 2017, de la misma manera: les inyectó con una jeringuilla gran cantidad de aire en el sistema circulatorio a través de la vía que tenían colocada en el brazo.

RELACIONADO: Se revisaron los informes médicos de 5 pacientes muertos en extrañas circunstancias en el mismo hospital

El letrado del Defensor del Paciente, Antonio Navarro, que además de la acusación popular también ejerce como la acusación particular por parte de otra posible víctima, que logró sobrevivir, ha dicho a los medios que la investigación policial que esclareció los hechos estuvo "muy bien hecha". Sin embargo, en su opinión "hubo una disfunción absoluta dentro de los servicios públicos", que "no tomaron ninguna medida hasta que era evidente que tenían un asesino dentro de ellos mismos porque era personal sanitario".

Un Jurado Popular tendrá que deliberar sobre si inyectó o no ese aire en una de las vías. Los miembros del tribunal deberán determinar su veredicto en base a las pruebas que se expongan, sobre todo los informes forenses sobre las causas de la muerte, y los testimonios de sus compañeros.

Los peritos determinaron en un TAC que las ancianas murieron por embolia gaseosa ante "la presencia de una ingente cantidad de aire en las venas que llegó al corazón y produjo la muerte", tal y como ha expuesto el fiscal en su informe previo. Según los informes, se hallaron burbujas gaseosas en los senos.