Las emotivas palabras de una amiga de Isabella, la mujer asesinada en Xàtiva, que promete cuidar a su hija mayor

La víctima del crimen no solo estaba embarazada de seis meses, sino que tenía otra hija de seis años. La Policía Nacional sigue investigando

por Tu otro diario /


Isabella Elena Raducanu no solo estaba embarazada de seis meses cuando fue asesinada, sino que además tenía otra hija mayor, de unos seis años, que se ha quedado huérfana de madre. La tragedia es terrible y aún quedan muchas incógnitas por resolver, pero en medio de la conmoción una amiga cercana ha querido dar un paso al frente para asegurar que cuidará de la pequeña. "Le voy a dar todo el cariño que tú le dabas", ha dicho en una publicación en Facebook de la que se hace eco 'Las Provincias'. 

Isabella

La muerte de Isabella está rodeada de incógnitas (EFE). 

"Que sepas que tu amiga Magnolia la va hacer una mujer de los pies a la cabeza, con sus estudios, con su educación como la que tú le dabas", continúa. "Recuerda que voy a cuidar a tu niña hasta que salga con la carrera de Policía, que me acaba de decir que eso quiere ser de mayor", le comenta como si hablara con ella. 

RELACIONADO: Las incógnitas que rodean el crimen de una mujer embarazada de seis meses en Xàtiva

La amiga aprovecha la publicación también para hacer un homenaje a la propia Isabella, con quien pasó aquella misma tarde del terrible suceso. "Siempre me hacías sentirme muy bien, reír y querernos desde el primer día, Amiga. Te quise, te quiero y te querré por siempre". Finalmente, se muestra segura de que la Policía terminará dando con el culpable, quien "pagará por todo el daño que te ha hecho"

Policía en Xàtiva

La Policía no descarta ninguna hipótesis (EFE). 

El cuerpo sin vida de Isabella, de 36 años, fue encontrado por su pareja, Juan Vicente, cuando llegó de su trabajo en el campo. Fue él quien dio la voz de alarma y, tras interrogarle, los investigadores le dejaron en libertad. Según los vecinos, aquel día, en la casa, se escuchó una fuerte discusión. No había signos de que la puerta hubiera sido forzada, por lo que los agentes creen que ella dejó entrar a su asesino voluntariamente y que podría tratase de alguien conocido. La víctima presentaba un fuerte golpe en la cabeza así como un profundo corte en el cuello que le provocó una hemorragia. El miércoles se declaró un día de luto en la ciudad