España cae tres puestos en el ránking de paz mundial por la crisis catalana

El Índice de Paz Global 2019 (GPI, por sus siglas en inglés) achaca al 'deterioro del indicador de probabilidad de manifestaciones violentas' ese descenso del país al trigésimo segundo puesto de la lista

por EFE /


España ha caído tres posiciones en el ránking anual que mide los niveles de paz en el mundo debido a la crisis de Cataluña, según el informe divulgado este viernes en Londres por el centro de estudios Instituto de Economía y Paz. El Índice de Paz Global 2019 (GPI, por sus siglas en inglés) achaca al "deterioro del indicador de probabilidad de manifestaciones violentas" ese descenso del país al trigésimo segundo puesto de la lista. El documento alude a "las tensiones entre el movimiento a favor de la independencia en Cataluña y el Gobierno" por las que, precisa, "no se pueden descartar los enfrentamientos entre manifestantes y agentes de la ley".

España cae tres puestos en el ránking de paz mundial por la crisis catalana

España cae tres puestos en el ránking de paz mundial por la crisis catalana (EFE/Archivo). 

Sin embargo, a nivel general, el GPI revela que la media del nivel de paz mundial ha mejorado por primera vez en cinco años, aunque el mundo continúa siendo un lugar "considerablemente" menos pacífico que hace una década. Desde 2008, la paz global se ha deteriorado cerca de un 3,78 %, pese a que este año registró una ligera mejoría del 0,09 % respecto al anterior, debido a "la reducción en la gravedad de varios conflictos, que llevaron a un menor número de muertes y a una disminución del impacto del terrorismo".

Nicaragua fue el país que más empeoró su nivel de paz el año pasado. El Índice de Paz desvela que el país centroamericano ha bajado 54 puestos respecto al año anterior y se sitúa en el lugar 120. Este desplome se debe a la grave crisis sociopolítica que atraviesa el país centroamericano desde abril de 2018 y que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ha causado al menos 325 muertes, aunque organismos locales elevan la cifra a 594 y el Gobierno de Managua solo reconoce 199.

De los países sudamericanos tan solo Uruguay, Colombia y Chile escalaron posiciones (tres, dos y una, respectivamente), mientras que ocho empeoraron. Venezuela es el país menos seguro de la zona, en el lugar 144 y Brasil experimentó el quinto mayor descenso del año, un total de diez puestos. Por su parte, Europa mejoró el año pasado y se mantuvo como la región del mundo más pacífica, con 22 de 36 países avanzando en la lista.

Islandia volvió a ocupar, por décimo año, el primer escalafón del ránking, coronándose de nuevo como el país más pacífico del mundo, seguido de Nueva Zelanda, Austria, Portugal y Dinamarca.

En la otra cara de la moneda se situó Afganistán, que pasó al último lugar en sustitución de Siria, que escaló al penúltimo puesto, e inmediatamente por encima aparecen Sudán del Sur, Yemen e Irak. Se trata de la primera vez desde que comenzó a hacerse el GPI que Yemen ocupa una de las cinco peores posiciones, debido al empeoramiento de la contienda armada en ciertas zonas del país.

El conflicto yemení, que estalló en diciembre de 2014 cuando los rebeldes ocuparon Saná y otras provincias y desalojaron del poder al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, ha generado la mayor crisis humanitaria del mundo. Killelea señaló, como otro de los puntos claves del informe, la reducción del impacto económico de la violencia por primera vez desde 2012, ha experimentado un descenso del 3,3 %.

El documento muestra que los países con altos niveles de paz tienen, de media, un crecimiento de su producto interior bruto (PIB) tres veces mayor que los menos pacíficos. El estudio también analiza el impacto del cambio climático, con una estimación de 971 millones de personas que viven en zonas con alta exposición a las amenazas de este fenómeno, de las cuales 400 millones residen en países con un bajo índice de paz.