¿Cómo comprar un coche de segunda mano? Sigue estos consejos

Si has decidido comprar un coche de segunda mano y las dudas te asaltan, deja a un lado las preocupaciones. Con estos consejos, la operación será un éxito

por Elena S. Bartolomé /


Cuando un conductor se plantea comprar un coche se sitúa ante un cruce de caminos que, en ocasiones, tiene tantas opciones que no sabe cuál será la correcta o la más adecuada. Son muchos los que se decantan por un vehículo de segunda mano y aunque las convicciones que les llevan hasta ese punto sean fuertes, las dudas serán compañeras de viaje. En el mundo del motor las suspicacias siempre están presentes y cuando se trata de comprar un coche que ya ha sido usado, como mínimo, por otra persona... la sensación de que nos pueden estar engañando o de que se quieren aprovechar de la buena voluntad o de la necesidad del conductor está ahí. La mejor arma para evitar esto y encontrar el coche más adecuado es la información: cuanto más datos se tengan y mejor preparado esté el comprador, menos sorpresas desagradables habrá. Tener presentes unos consejos a la hora de comprar un vehículo de segunda mano cumple a la perfección esa preparación previa a la adquisición.

Comprarcochesegundamano1

Estar bien informado es clave para que la compra de un coche sea un éxito (GTres).


Tus necesidades reales son lo primero

Igual que sucede cuando se va a comprar un coche nuevo, hay un ejercicio de obligado cumplimiento para todo conductor: ser sincero consigo mismo y pensar en las necesidades reales que tiene para saber cuál es el coche que mejor se adapta a ellas. El vehículo debe ser ¿grande o pequeño? ¿Necesito que sea apto para salir más allá de la carretera? ¿Qué me conviene más teniendo en cuenta la ciudad en la que vivo: eléctrico, híbrido, diésel o gasolina? Además, antes de elegir hay que valorar aspectos como el consumo, el tamaño, el número de plazas, los sistemas de seguridad, las ayudas a la conducción, etc. Cuando hayas encontrado el coche que reúne todo lo necesario ya puedes empezar a buscar qué concesionario de segunda mano o qué vendedor particular te puede dar lo que necesitas o una aproximación lo más cercana posible.

RELACIONADO: 10 errores que no debes cometer al comprar un coche

Comprueba la documentación: desde la ITV hasta sus antecedentes

Antes de comprar un coche es recomendable que pidas toda su documentación, independientemente de si el vendedor es un particular o un concesionario. Hay algunos documentos que no pueden faltar para conocer de primera mano la información más importante como su año de fabricación, qué revisiones tiene o cómo ha superado las inspecciones que ha pasado:

  • Permiso de circulación
  • Ficha Técnica del Vehículo
  • La última ITV
  • Libro de mantenimiento

Otro documento imprescindible es el informe de la DGT. Aunque hay que pagar una tasa por él, es la llave para conocer datos como la titularidad del vehículo, el número de dueños que ha tenido, su historial de bajas, la información medioambiental o la seguridad del vehículo, entre otros. Además de ayudarte con los trámites, podrás comprobar si el coche tiene cargas o gravámenes que impiden su transmisión, si está autorizado para circular, los siniestros y daños ocasionados, si ha estado implicado en un robo, los tipos de usos que ha tenido o si el kilometraje que te han dicho es el correcto.

Finalmente, puedes pedir las facturas del taller o de los recambios para justificar un arreglo o el cambio de una pieza.

Comprarcochesegundamano2

Antes de hacer efectiva la compra, tendrás que hacer revisiones por tu cuenta (Getty Images).


Revisa el coche: por dentro y por fuera

Teniendo en cuenta que se trata de un coche de segunda mano, nunca está de más hacer un exhaustivo examen por fuera y por dentro. Tómate tu tiempo, haz todas las preguntas que consideres necesario y echa un vistazo a los daños de la carrocería como, por ejemplo, los arañazos, las abolladuras o el estado de los cristales. Además, debes comprobar que todo funciona correctamente: puertas, ventanillas, retrovisores, cierres... Y antes de pasar al interior, párate en los neumáticos para revisar su desgaste y su fecha de fabricación

El habitáculo interior de un coche da muchas pistas de cómo ha sido usado el vehículo y, sobre todo, de cómo ha sido tratado. Para ello debes prestar atención a la tapicería y al volante sin olvidar el funcionamiento de elementos como el cambio de marchas, los cinturones, el sistema multimedia, el de seguridad, las ayudas a la conducción, el climatizador, etc.

RELACIONADO: ¿Cómo diferenciar un coche de segunda mano de uno de stock o de un km 0?


Pide ayuda a un experto

A pesar de revisar el coche de arriba a abajo, siempre habrá algún detalle que se escape o, incluso, del que el dueño no sea consciente. Sólo una mirada experta puede reparar en ello y por lo tanto, nunca está de más contar con la ayuda de un experto. Si conoces a un mecánico, pídele que le eche un vistazo y si te lo permiten, llévalo a un taller de confianza para que le hagan una revisión. Esta operación, normalmente, sólo te dejarán hacerla cuando la compra sea una realidad... pero existe una garantía de la que hablaremos en breve.

Comprarcochesegundamano3

La visión de un experto ayudará a que no se escape ningún detalle (GTres).


Haz una prueba

Si el coche que has elegido ha superado todos los puntos anteriores, es hora de saber cómo funciona. Y la mejor manera de hacerlo es mediante una prueba; cuando se trata de un particular no suele haber problemas, pero hay algunos concesionarios que sólo ofrecen la posibilidad de dar una vuelta con uno de sus empleados al volante. Si es así, pregunta si podrías conducir tú... al fin y al cabo, las sensaciones que te transmita el coche serán más reales.

Normalmente, basta con hacer un pequeño recorrido sin llevar el coche al límite; puedes forzar levemente algunas maniobras como la frenada para comprobar el comportamiento del coche, pero siempre con precaución. Una prueba te servirá para saber en qué estado está la dirección o las marchas, cómo funcionan los sistemas eléctricos del coche o si existe algún ruido que pueda indicar la existencia de algún problema.

Tu coche de segunda mano también tiene garantía

Una forma de protegerse ante los imprevistos y sorpresas inesperadas es contar con una garantía. Si vas a comprar un coche de segunda mano en un concesionario, contarás con esta protección durante un año como mínimo. Si llevas a cabo la operación con un particular, tendrás seis meses para reclamar cualquier defecto y el vendedor deberá responder por él, según lo estipulado en el Código Civil.