La exnovia de Bernardo Montoya se defiende de la acusación de haber matado a Laura Luelmo

Habla por primera vez tras no haber comparecido ayer ante el juzgado que investiga la causa

por Tu otro diario /


Josefa, la exnovia de Bernardo Montoya, estaba llamada ayer a declarar como investigada por el crimen de la profesora zamorana Laura Luelmo en Huelva, después de que él cambiase su confesión inicial y acusara a su expareja de ser la culpable del asesinato. Tras su incomparecencia, la jueza que lleva el caso ordenó su busca y captura. Informativos Telecinco ha hablado con ella, que asegura que está enferma y no tiene dinero para ir a declarar. Pero, en esa entrevista, también rompe su silencio sobre su exnovio, el único acusado del crimen que tuvo lugar en El Campillo en diciembre de 2018.

Crimen Laura Luelmo

Bernardo Montoya, conducido por los agentes tras su detención (EFE).

La exnovia de Montoya dice que él "no está bueno de la cabeza" y asegura que la versión en la que la culpa a ella del asesinato es mentira. "Hace cinco años que no le veo. A una persona que es un psicópata y está malo de la cabeza... ¿cómo le dejen otra vez declarar", asegura la mujer, que dice que está enferma y no tiene dinero y que por eso no compareció ayer en el juzgado de Valverde del Camino (Huelva) que instruye el caso.

RELACIONADO: El presunto asesino de Laura cambió su versión para acusar a Josefa

Presguntada sobre si sabe que está en busca y captura, la mujer responde que sí, que lo sabe "perfectamente", pero que no le preocupa porque "se ha anulado todo". Bernardo Montoya ha cambiado varias veces su versión de los hechos tras haber confesado ser el autor del asesinato de la joven profesora zamorana Laura Luelmo. En su último relato, que ha ratificado en una declaración voluntaria ante la jueza del caso, aseguró que, movida por los celos, su exnovia Josefa acabó con la vida de Laura.

Crimen Laura Luelmo

Esta es la calle donde vivían Laura Luelmo y su presunto asesino, Bernardo Montoya (EFE).

Pese a que hay pruebas contundentes en su contra, Bernardo Montoya asegura que Josefa mató a Laura con un martillo y que los investigadores encontrarán ADN de ella en su casa y en su coche. De momento no hay rastro de más ADN en el escenario del crimen que el del propio Montoya, que vivía en una casa enfrente de Laura Luelmo y que, por el momento, es el único sospechoso del asesinato.

RELACIONADO: Más información sobre este crimen que conmocionó a la sociedad española en diciembre de 2018

Laura Luelmo llevaba solo unos días viviendo en El Campillo (Huelva) cuando ocurrió el terrible suceso. La joven zamorana de 26 años había llegado a la localidad para trabajar como profesora interina en el instituto del vecino municipio de Nerva. Su familia denunció su desaparición porque no tenían noticias de ella desde la noche del 12 de diciembre. Se organizaron batidas de búsqueda que rastrearon los alrededores del pueblo y, cinco días después, apareció su cuerpo sin vida. Bernardo Montoya, un expresidiario de 50 años que vivía enfrente de la joven, confesó el crimen tras ser detenido cuando pretendía huir. Actualmente se encuentra en prisión a la espera de juicio.