El Plan español de energía y clima, el 'mejor' de la UE según un estudio

España y Francia lideran la clasificación con un 52 por ciento y un 47 por ciento respectivamente mientras que Eslovenia ocupa el último lugar

por EFE /


El borrador del plan integral nacional de energía y clima de España ha sido calificado como el mejor de la UE, según un informe de la Fundación Europea del Clima elaborado por expertos del "Ecologic Institute" y "Climact". Así lo recoge un estudio de dicha organización no gubernamental, titulado 'Planificación para emisiones cero. Evaluación de los proyectos de los planes nacionales de energía y clima', en el que han participado diversos expertos de estas entidades de ámbito comunitario.

energias renovables

El Plan español de energía y clima, el 'mejor' de la UE según un estudio (Pixabay).

Según Lara Lázaro, investigadora principal del Real Instituto Elcano el "primer puesto de España debe ser elogiado, pero no debería ser motivo para la autocomplacencia" por algunas cuestiones pendientes como la ausencia de un comité científico independiente, o si se pueden cumplir los objetivos de eficiencia energética.

RELACIONADO: España redujo sus emisiones de CO2 un 3,2 por ciento en 2018

El informe, que ha evaluado los borradores de los planes nacionales integrados de clima y energía (PNIEC) de todos los Estados miembros presentados a la Comisión Europea, asegura que "ninguno de los 28 planes climáticos está en camino de conseguir emisiones netas nulas para 2050". España y Francia lideran la clasificación con un 52% y un 47% respectivamente, seguidos de Grecia (44%) y Suecia (43%).

El plan climático de Eslovenia ocupa el último lugar con una puntuación del 3% y tanto Eslovaquia (12 %) como Alemania (12%) se sitúan ligeramente por delante. En concreto, la valoración media para el bloque de la Unión Europa es del 29%.

La investigación ha tenido en cuenta una serie de indicadores para calificar los distintos proyectos como el nivel de ambición o el de detalle de las políticas descritas, así como la calidad y carácter inclusivo del proceso de redacción. Los Estados miembros disponen hasta finales de año para presentar las versiones definitivas de los planes junto con las estrategias nacionales a largo plazo, por lo que "todavía hay tiempo para hacerlo bien", recuerdan.

El estudio considera que los gobiernos europeos deben aprovechar los próximos meses para "elaborar planes climáticos coherentes" y que estén sometidos a "consulta pública", con el objetivo de "garantizar la seguridad de las inversiones".  Además, estos planes climáticos deben ayudar a "cosechar los numerosos beneficios económicos y sociales para la transición hacia una sociedad con emisiones netas cero de carbono".

RELACIONADO: Europa entra en números rojos, tras agotar todos sus recursos naturales para 2019

A pesar de que los proyectos climáticos indican que los países "están tomando medidas respecto al clima de aquí a 2030", estas acciones "todavía no están a la altura de las ambiciones establecidas por los legisladores de la UE y el Acuerdo de París".

La mayoría de estos planes, según la investigación, son "limitados" para la eliminación gradual del carbón y los subsidios a los combustibles fósiles, cuentan con "pocas indicaciones" sobre las inversiones necesarias o contemplan un "uso excesivo de biomasa insostenible". Otros de los inconvenientes pasan por una "consulta pública inadecuada" o "la carencia de una intención clara de llegar a cero emisiones en 2050".

La Comisión Europea, según la Fundación Europea del Clima, publicará su propia evaluación y recomendaciones sobre los planes climáticos nacionales el próximo mes de junio. La organización destaca que es la primera vez que los Estados llevan a cabo este ejercicio, por lo que "es comprensible que las puntuaciones todavía no sean perfectas".

Los Gobiernos "no pueden perder esta oportunidad de establecer políticas ambiciosas y creíbles", asegura la Fundación, quien considera que dichas acciones atraerán "más financiación pública y privada para infraestructuras de energía limpia". Por tanto, "se mejorará la calidad de vida y se reducirá el coste de la transición para los ciudadanos europeos".