Paneles biosolares para combatir la contaminación

Un proyecto piloto en Londres utiliza paneles de microalgas para secuestrar CO2 de la atmósfera y producir aditivos alimentarios

por Ismael Marinero /


La contaminación del aire es la principal causa de muerte en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, 4,2 millones de personas fallecen cada año a causa de la polución y el 91% de la población mundial vive en lugares que superan los límites de las directrices marcadas por la OMS. La otra gran crisis que se avecina es el cambio climático, que avanza a un ritmo vertiginoso y amenaza con desplazar a millones de personas antes del año 2050. En este contexto y en el de las ciudades cada día más masificadas, se hacen necesarias tecnologías tan innovadoras como la que plantea Arborea, una start up británica pionera en diseñar lo que ellos denominan “hojas biónicas”, capaces de hacer el mismo trabajo que cien árboles ocupando el espacio de uno solo.

Skyline de Londres con BioSolar Leaf
Una infografía del skyline de Londres con paneles biosolares en las azoteas (Arborea)

El Imperial College de Londres se ha asociado con esta empresa tecnológica para poner en práctica un proyecto piloto en su campus de White City, al oeste de la capital inglesa. Se trata de una iniciativa basada en un sistema de cultivo de plantas microscópicas (microalgas y fitoplancton), que permite que crezcan en grandes estructuras similares a paneles solares. Estos, a su vez, se instalan en terrenos de cultivo, muros o azoteas de edificios, con el fin de mejorar de manera inmediata y duradera la calidad del aire circundante. Su instalación es sencilla y no necesitan de ningún aporte energético exterior, más allá del que produce la luz solar, por lo que su impacto energético no solo no es perjudicial, sino que es beneficioso para el medio ambiente.

RELACIONADO: Más noticias sobre Tecnología

Inspirados en el proceso natural de la fotosíntesis, estos paneles permiten a los microorganismos absorber el CO2 y liberar oxígeno a la atmósfera. No es ese su único objetivo: la otra gran revolución que plantea esta novedosa tecnología es la producción de una fuente sostenible de biomasa orgánica, de la que se pueden extraer aditivos alimentarios de alto valor nutricional para productos de origen vegetal. Es una manera de demostrar que la producción de alimentos y el cuidado del medio ambiente no están reñidos.

"Cuando fundé Arborea, mi objetivo era abordar el cambio climático y los desafíos relacionados con el sistema alimentario", ha señalado en un comunicado el fundador y CEO de la compañía, Julian Melchiorri. "La planta inicial producirá proteínas vegetales sanas y sostenibles, a la vez que purificará el aire".

Hoja biónica diseñada en laboratorio
La “hoja biónica” creada en laboratorio está compuesta por microalgas (Arborea).

De momento es un proyecto piloto, que pretende mostrar cómo tecnologías pioneras abordan cuestiones ambientales y sociales en condiciones de trabajo reales. También es el mejor ejemplo posible del potencial que subyace en la colaboración entre start ups como Arborea, instituciones académicas como el Imperial College y organismos gubernamentales y municipales como el Ayuntamiento de Londres.

Se trata del segundo gran proyecto de Arborea tras el éxito de Exhale, una gran lámpara de araña que utiliza la misma tecnología de los paneles biosolares. La luz estimula la fotosíntesis de los microorganismos almacenados en los módulos en forma de hoja, absorbiendo el CO2 del interior del hogar a la vez que libera oxígeno. De momento no se ha comercializado, pero en un futuro puede ayudar a combatir la contaminación de las ciudades a pequeña escala. Una muestra de este revolucionario modelo se puede ver en la exposición permanente del Victoria & Albert Museum de Londres.