El 'Rey del Cachopo' sale de prisión para asistir a un juicio por las deudas con sus empleados

El juicio por la muerte de su novia, Heidi Paz, aún está pendiente de celebrarse

por Europa Press /


César Román Viruete, conocido como el 'Rey del Cachopo', ha abandonado hoy durante unas horas la prisión de Soto del Real, donde cumple prisión provisional por la muerte de su novia Heidi Paz, para asistir a un juicio por el impago a varios de los trabajadores de sus restaurantes, han informado fuentes jurídicas. El empresario preso ha asistido a un proceso celebrado en el Juzgado de lo Social número 34 de Madrid por la demanda interpuesta por exempleados con motivo de las deudas que mantenía con ellos.

Arresto Cachopo EFE

César Román Viruete, conocido como el 'Rey del Cachopo', en el momento de su arresto (EFE).

El pasado noviembre, agentes de la Policía Nacional detuvieron a Viruete en un restaurante de Zaragoza tras estar más de dos meses desaparecido. La detención se produjo tras confirmar la Policía que el torso de la mujer hallado en una maleta el 13 de agosto durante el incendio de un edificio en Usera correspondía al de su novia, Heidi Paz. 

RELACIONADO: Toda la información sobre el 'Rey del Cachopo'

El detenido y desde hace meses en prisión tenía antecedentes por lesiones, estafa a varios de sus empleados y violencia de género por quebrantamiento de condena. Durante sus comparecencias ante la juez, siempre ha mantenido su inocencia. En una de sus últimas declaraciones, el detenido aseguró que la maleta en la que, por el testimonio de un taxista, se piensa que llevaba el cuerpo de Heidi no era suya.

En el sumario consta que Heidi se quedó embarazada de Román, con quien empezó una relación el pasado mes de abril de 2018. Pero sufrió un aborto natural en junio, pocos meses antes de fallecer y no consta que le denunciara por malos tratos. Los investigadores siguen buscando las extremidades de la víctima, según las mismas fuentes, mientras la autopsia descarta que muriera asfixiada o envenenada. Además, haría varios testigos que le sitúan en el lugar del crimen, aparte del taxista que le trasladó a la nave de Usera junto a una maleta de grandes dimensiones.