Una novedosa tecnología para analizar ADN podría desbloquear el 'caso Madeleine' en solo unas semanas

Un experto estadounidense ha solicitado a la Policía Metropolitana de Londres 18 muestras para examinarlas en su laboratorio

por Tu otro diario /


El misterio de Madeleine McCann podría dar un giro en las próximas semanas si la Policía Metropolitana de Londres cede a Mark Perlin, un experto estadounidense en ADN que identificó a víctimas del 11S, las 18 muestras que ha solicitado para analizarlas en su laboratorio cibernético en Pittsburgh (Pensilvania). Según ha contado Perlin al 'Daily Star', la tecnología con la que cuenta podría descifrar las muestras que los investigadores británicos no pudieron en su momento procesar correctamente. Perlin se ha mostrado dispuesto a colaborar y ha dicho que lo hará de forma gratuita.

Madeleine McCann

Madeleine McCann desapareció en mayo de 2007 (Cordon Press).

Perlin tiene en su laboratorio un software nuevo, denominado TrueAllele, capaz de analizar datos muchos más complejos. Por eso, se ocupó de la identificación de algunos de los casos más difíciles de identificar entre las víctimas del atentado del 11S contra las Torres Gemelas en Nueva York. Sus análisis, si logra que le cedan las pruebas, que forman parte de la investigación policial británica, podrían arrojar resultados en tan solo una o dos semanas. Después de casi 12 años de búsqueda, esta nueva vía abre un camino a la esperanza para la solución del misterio.

RELACIONADO: Un documental revela quién fue el primer sospechoso para la policía

La Policía portuguesa, que tomó las primeras muestras en el apartamento en el que desapareció la niña en mayo de 2007, envió esas pruebas al Servicio de Ciencia Forense (FSS por sus siglas en inglés) del Reino Unido, con sede en Birmingham. "Creo que el FSS generó datos confiables de ADN y sus métodos fueron adecuados, incluso algunos de ellos, innovadores", asegura Mark Perlin, que sin embargo asegura que el problema es "que no sabían en aquel momento cómo interpretar correctamente los datos que generaron".

Madeleine McCann

Los padres de Maddie concedieron entrevistas con motivo del décimo aniversario de la desaparición (Getty Images).

"Si utilizamos el programa que tenemos en mi laboratorio, podremos tener en cuenta todos los datos y procesar millones de posibilidades diferentes, lo que arrojará más información que otros métodos que generalmente no dan respuesta alguna", explica. Es decir, que muchos de los datos que pueden examinarse acaban en un callejón sin salida porque muchos de los servicios de análisis forense no cuentan con el software más actual.

RELACIONADO: La conmovedora carta de los padres de Madeleine McCann por el décimo aniversario de su desaparición

"Lo que realmente necesitamos es la información electrónica que sale del instrumental que usamos en mi laboratorio. Ese es el punto de partida para analizar correctamente esas muestras de ADN", ha continuado este experto, que asegura que para tener un análisis preliminar necesitarían una o dos semanas, aunque los datos definitivos podrían demorarse algo más. Aún no ha recibido respuesta de los investigadores británicos sobre su oferta.

Madeleine McCann

La niña pasaba unos días de vacaciones en Portugal cuando se desvaneció (EFE).

A Perlin le avalan sus éxitos en el pasado. Uno de los casos más complejos que logró desentañar fue un quíntuple crimen ocurrido en Australia en el año 2016. En aquella ocasión, una pequeña muestra extraída del lugar del terrible suceso fue vital para poder lograr un veredicto de culpabilidad contra Robert Xie, que había asesinado a cinco miembros de su propia familia y que había logrado zafarse sin ser condenado en tres juicios.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que tuvo en vilo al mundo entero

Madeleine McCann pasaba unos días de vacaciones en Praia da Luz, en el Algarve portugués, cuando desapareció. Fue en mayo de 2007. Sus padres habían salido a tomar algo con unos amigos a un bar dentro de la urbanización en la que se alojaban y dejaron a la niña, que tenía entonces tres años, durmiendo junto a sus dos hermanos gemelos, que eran bebés. Iban a ver cómo estaban los niños de vez en cuando y, en una de esas ocasiones, vieron que no estaba la niña. Así se inició un misterio que dura ya casi 12 años y que causó conmoción en todo el mundo.