'Candida auris', el misterioso hongo resistente a los medicamentos que tiene en guardia a los médicos

Apareció por primera vez hace un década y ahora se ha extendido por todo el mundo

por Tu otro diario /


Médicos y expertos en enfermedades infecciosas están preocupados por la incidencia y extensión de un hongo llamado 'Candida auris' resistente a los medicamentos y que puede resultar mortal. Según el último informe de los Centros de Control y la Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC) se ha extendido ya por 32 países y casi la mitad de los pacientes fallecen en un plazo de 90 días. 

Científico Hongos (Getty Images)

Un ciéntifico clasifica muestras de hongos en un laboratorio (Getty Images).

La primera vez que se detectó este hongo fue en Corea del Sur en 2009, pero cerca de una década después se han producido múltiples casos en Australia, Canadá, China, Colombia, Francia, Alemania, India, Israel, Japón, Kenia, Kuwait, Omán, Pakistán, Panamá, Rusia, Arabia Saudí, Singapur, Sudáfrica, España, Reino Unido, Estados Unidos o Venezuela. No se sabe a qué se debe esta aparición repentina y simultánea. 

RELACIONADO: Más noticias de sanidad en 'Tu Otro Diario'

De la misma manera que los expertos en salud pública advierten de que el uso intensivo de los antibióticos disminuye su eficacia ante las bacterias, también los hongos se podrían estar volviendo cada vez más resistentes. La profesora Janiel Nett ha explicado a BBC que más del 90 por ciento de las infecciones causadas por el 'Candida auris' son resistentes al menos a un medicamento, mientras que el 30 por ciento son resistentes a dos o más fármacos. Johanna Rhodes, especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College London, explica que incluso han llegado a ver cómo esa resistencia se genera a lolargo del tratamiento. 

Uno de los principales problemas con la 'Candida Auris'es que los síntomas no parecen a priori muy preocupantes: fiebre, dolor y fatiga son los más habituales, aunque también puede provovar otitis e infecciones sanguíneas. En cuanto a la propagación, lo más habitual es que se encuentre en las superficies de los entornos sanitaros, por lo que hay que cuidar mucho la higiene para evitar contagios, especialmente en hospitales donde sabemos que pueda estar presente.