La valentía de Ramy, el chico que arriesgó su vida para alertar del secuestro de un bus escolar en Milán

El vehículo fue incendiado por su conductor, aunque por suerte los 51 ocupantes habían sido evacuados antes por la policía

por Tu otro diario /


En situaciones límite algunas personas son capaces de apartar el miedo y dejarse guiar por una valentía realmente admirable. Es el caso de Ramy Shehata, un chico de 14 años que viajaba a bordo de un autobús que fue secuestrado e incendiado en Milán por su conductor, Ousseynou Sy, un hombre senegalés que pretendía con su acción "vengar las muertes de inmigrantes en el Mediterráneo". El adolescente, al que en Italia aplauden como a un verdadero héroe, se sobrepuso al terror y sacó su móvil para alertar a sus padres fingiendo que rezaba. La policía pudo interceptar el bus y sacar sanos y salvos a los 51 escolares que viajaban a bordo antes de que el conductor le prendiese fuego.

Ramy autobús Milán

Este es Ramy, al que toda Italia aplaude como a un héroe (Getty Images).

Ousseynou Sy había obligado a unas profesoras que viajaban con los niños a requisar sus teléfonos móviles y les había atado a todos las manos con una bridas. Pero Ramy había escondido su móvil y logró zafarse de las ataduras. Llamó a sus padres haciendo como que rezaba y dio la alarma."Mamá, estamos en el autobús, nos están llevando a un sitio desconocido, nos quiere matar a todos... Ayúdame". Su angustiosa llamada sirvió para que su madre, después del desconcierto inicial, se pusiese en contacto con la policía que interceptó el autobús en San Donato Milanese, muy cerca de Milán, a tiempo de evitar una tragedia.

RELACIONADO: La increíble hazaña de Luca, un niño de 4 años de León que salvó a su madre al llamar él solo al 112

El conductor había rociado el autobús con gasolina y pretendía prenderle fuego con los chicos y sus profesores dentro. Logró su propósito, pero aceptó liberar antes a los adolescentes, que vivieron sin duda el mayor susto de sus vidas. Ramy, de padres egipcios, nació en Milán, pero no tiene nacionalidad italiana. Desde su valerosa acción, se ha puesto en marcha todo un movimiento que pide que se le conceda ya. Las leyes del país dicen que hasta que un hijo de inmigrantes no cumple 18 años y demuestra que ha estado viviendo ininterrumpidamente en el país no puede obtener la nacionalidad.

Autobús incendiado Milán

En este estado quedó el autobús después de que el conductor le prendiese fuego (Getty Images).

"No he pensado en mí, solo quería que todos se salvaran. No soy italiano, pero eso da igual", explicó Ramy a los medios italianos, a los que confesó que su sueño es convertirse algún día en policía. Desde luego, valor no le falta y lo acaba de demostrar. El Ministerio del Interior estudia la posibilidad de darle la nacionalidad por méritos extraordinarios al chico, a los que los policías italinos homenajearon recientemente para agradecerle su heroica acción. "Ha cumplido con su deber", ha subrayado, muy orgulloso, su padre, Khalid Shehata.