El sumario desvela uno de los grandes enigmas del caso: cómo se formó el tapón de tierra que atrapó a Julen

Los agentes que investigan el caso analizaron la morfología y la disposición de los materiales que había sobre el niño

por Tu otro diario /


Un informe de la Guardia Civil despeja el que es uno de los grandes misterios que rodeaban el trágico accidente del pequeño Julen, el niño de dos años que cayó un pozo en Totalán (Málaga) el pasado 13 de enero: cómo pudo formarse el tapón de tierra que había sobre el niño y que impidió un rescate más rápido. Los investigadores confirmaron, mediante el análisis de la morfología y la disposición de los materiales que, efectivamente, ese tapón estaba formado por tierra que se desprendió de las paredes durante el rápido descenso del niño por el pozo, según adelanta el diario 'El Mundo'.

Rescate Julen

Las máquinas trabajaron sin descanso durante 13 días con sus noches (Cordon Press).

Cuando los efectivos del Servicio de Salvamento Minero de Hunosa accedieron en la madrugada del día 26 de enero al pequeño, tras haber cavado a mano los últimos metros, se procedió a recoger toda la tierra que había quedado acumulada sobre el cuerpo sin vida de Julen, 33 kilos de diversos materiales arenosos y rocosos que se habían desprendido de las paredes del orificio de ventilación, un estrecho agujero de poco más de 25 centímetros de diámetro.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que tuvo a toda España en vilo

Esas paredes, según los investigadores, estaban sin revestir y eran inestables, por lo que sí encaja que el origen del tapón sea compatible con la caída del menor. La humedad que había en el pozo es lo que propició que se compactase tan rápido y no pudiera ser extraída por un aspirador, que fue el primer método que se puso en marcha en los primeros momentos de un angustioso rescate que tuvo 13 días a todo el país con el corazón en un puño.

Padres Julen

Los padres del niño intentan seguir con su vida tras la enorme desgracia (Getty Images).

"La mayor parte de las paredes del pozo tienen morfología irregular, en algunos tramos presentan abundantes aristas y bordes puntiagudos, formadas por sustrato arenoso y/o de piedra", dice el informe al que ha tenido acceso 'El Mundo'. Las paredes "tenían una composición heterogénea y que en muchos de sus estratos las paredes eran blandas y rugosas, compuestas de materiales sueltos y arenosos fácilmente desprendibles por rozamiento con cualquier elemento que se introdujera en el pozo, maniobras realizadas en el rescate del menor, generando la caída al fondo del pozo de tierra, arena y pequeñas piedras".

RELACIONADO: La teoría de la defensa de David Guerrero, el dueño de la finca en la que murió el pequeño

El pequeño Julen Roselló cayó accidentalmente a un orificio de prospección para buscar agua el pasado 13 de enero, cuando se encontraba con sus padres pasando la jornada de domingo en la finca de David Serrano. Jugaba con otra niña de la misma edad, hija del dueño del terreno, cuando se deslizó por el agujero, que medía unos 25 centímetros de diámetro. Sus familiares lo escucharon llorar brevemente. Luego, silencio. Desde ese momento se activó un operativo sin precedentes para intentar llegar al niño, aunque finalmente los efectivos que participaron en el rescate, que trabajó día y noche, solo pudieron sacar del pozo el cuerpo sin vida de Julen. El caso ha causado una gran conmoción en España e incluso más allá de nuestras fronteras.