Los bebés con fiebre no necesitan someterse a pruebas dolorosas ni recibir antibióticos

Así lo evidencia un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan, el Hospital Nacional de Niños y la Universidad de Columbia (Estados Unidos)

por Europa Press /


Investigadores de UC Davis Health de la Universidad de Michigan, el Hospital Nacional de Niños y la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han evidenciado, en un estudio publicado en 'JAMA Pediatrics', que los bebés con fiebre no necesitan someterse a pruebas dolorosas ni recibir antibióticos. El trabajo ha analizado a casi 2.000 bebés febriles que fueron evaluados en 26 servicios de Urgencias de todo Estados Unidos

Los bebés con fiebre no necesitan someterse a pruebas dolorosas ni recibir antibióticos

Los bebés con fiebre no necesitan someterse a pruebas dolorosas ni recibir antibióticos (Getty Images). 

El estudio ha mostrado cómo los médicos pueden identificar con mayor precisión a los bebés que tienen bajo riesgo de infecciones bacterianas graves, como infecciones del tracto urinario, bacterias en la sangre y bacterias. El nuevo protocolo, que podría implementarse después de un estudio de validación más amplio, mejoraría la toma de decisiones para los proveedores de salas de emergencia y brindaría alivio a los padres.

"Una infección bacteriana grave en un bebé puede llevar a complicaciones graves, por lo que los médicos tradicionalmente han sido muy cautelosos e incluyeron procedimientos invasivos, medicamentos y hospitalizaciones al evaluar a estos bebés. Pudimos derivar y validar una herramienta matemática para que los médicos tomasen decisiones clínicas con confianza sobre los bebés pequeños con fiebre para identificar a aquellos que tienen un bajo riesgo de infecciones bacterianas graves", han dicho

RELACIONADO: Unos 30 millones de bebés necesitan un cuidado especial para sobrevivir cada año

Por lo general, menos del 10 por ciento de los bebés evaluados por fiebre en los departamentos de emergencia de los Estados Unidos tienen infecciones bacterianas graves o potencialmente mortales. Sin embargo, debido a su edad y las pautas de tratamiento estándar, muchos deben someterse a pruebas invasivas, ser hospitalizados y recibir tratamientos con antibióticos hasta que se pueda descartar una infección bacteriana.

Ante este escenario, los expertos observaron que un análisis de orina, el recuento absoluto de neutrófilos (ANC) en la sangre y la procalcitonina sérica, pueden servir para excluir infecciones bacterianas graves con una precisión muy alta.