Una mujer bilbaína de 106 años revela el secreto para disfrutar de una vida larga y plena

Esta centenaria se encuentra 'bien de salud y con ganas de seguir cumpliendo años'

por Tu otro diario /


María Luisa Martínez de Lahidalga celebra su cumpleaños con la misma ilusión que cuando era niña. La única diferencia es que ahora ha cumplido nada menos que 106 años, todo un récord que causa admiración y sorpresa entre quienes la rodean. Lo mejor es que está estupendamente: "Me encuentro bien de salud y con ganas de seguir cumpliendo años".

María Luisa Martínez de Lahidalga

María Luisa Martínez de Lahidalga, de Bilbao, acaba de cumplir 106 años (Europa Press)

Esta ufana centenaria que nunca ha salido de su Bilbao natal fue modista de ropa de caballeros asegura que ha vivido "bien y contenta durante toda su vida". Además, tiene claro qué es lo que la ha hecho tan alegre y longeva: "Mi secreto para ser feliz y vivir muchos años es no haberme casado", cuenta, socarrona, el día de su cumpleaños.

RELACIONADO: Descubre por qué el consejo de este hombre de Badajoz de 113 años a una recién nacida se ha hecho viral

Lo ha celebrado en la Residencia Kirikiño (Santutxu), donde reside desde hace algunos años. Allí le han organizado una fiesta por todo lo alto a la que han acudido todos los residentes del centro y sus familiares, de modo que "ha disfrutado de un día especial", según han comentado desde Kirikiño. El personal que la atiende destaca de ella su "buen carácter y vitalidad"

El de María Luisa no es un caso único en España y, de hecho, de Bienvenida (Badajoz) era el hombre más anciano del mundo. Se llamaba Francisco y murió hace unos meses a los 113 años. Tan solo un año antes aseguraba que era "el hombre más feliz" de la Tierra. 

Francisco Núñez

Francisco Núñez, en el homenaje que le rindió su pueblo en diciembre de 2017 (EFE)

También era española la mujer con más edad de Europa. Ana Vela Rubio, de Puente Genil (Córdoba), era aún mayor que Francisco y compartía profesión con María Luisa, modista. Como ella, también fue una mujer "superamable, supercariñosa y muy optimista". Quizá sea ese el secreto de la longevidad, pues Ana murió en 2017 a los 116 años.