Una española, entre los tres muertos por la fuerte explosión en el centro de París

Hay decenas de heridos y los primeros indicios apuntan a un 'origen accidental' del suceso que ha ocurrido este sábado a primera hora de la mañana en una panadería

por Tu otro diario /


El Gobierno español ha confirmado la muerte de una ciudadana española en la explosión de gas ocurrida este sábado en una panadería del centro de París. Otros dos españoles han resultado heridos, pero de momento su estado no reviste gravedad, según han informado fuentes de Exteriores. El cónsul adjunto de la Embajada de España en Francia está acompañando al marido de la fallecida, a la espera de conocerse más detalles. La detonación ocurrió poco antes de las 09.00 en este local situado calle de Trévise, en distrito 9 de la capital, después de que comenzara a arder, por causas todavía bajo investigación, de acuerdo con la Policía de la capital francesa.

explosionparis_gtres

Más de 200 bomberos y un centenar de policías se han movilizado tras la explosión (Gtres Online).

Según el fiscal de la República de París, Rémy Heitz, los primeros indicios apuntan a un "origen accidental" de la explosión, producida por un escape de gas, aunque pidió ser "prudentes" hasta que se esclarezcan las causas. "Primero hubo una fuga de gas, y llegaron los bomberos para atenderla. Después se produjo la explosión que provocó el incendio consiguiente", explicó a la prensa Heitz, lo que explicaría el número de bomberos heridos.

RELACIONADO: PINCHA AQUÍ PARA VER LAS IMÁGENES DE LA EXPLOSIÓN

El ministro francés del Interior, Christophe Castaner, había alertado previamente de que el balance de víctimas por la explosión iba a ser "fuerte y grave", y no se descarta que vaya en aumento. Castaner, que se personó en el lugar del suceso junto al primer ministro, Édouard Philippe, explicó que más de 200 bomberos y un centenar de policías se han movilizado tras la explosión, que calificó de "muy espectacular".

Los edificios colindantes han sufrido grandes daños materiales, y han tenido que ser desalojados por motivos de seguridad, al igual que los numerosos hoteles que hay en el barrio, uno de los más turísticos de la capital francesa.