La legislatura andaluza arranca con el PSOE en la oposición y Vox en la Cámara

Con el objetivo compartido de desalojar del poder al PSOE en la Junta de Andalucía, PP, Cs y Vox han comenzado llevar a efecto una hoja de ruta que ha cambiado los equilibrios y las alianzas políticas

por EFE /


La constitución del Parlamento, en el que el PP, Cs y Vox cuentan con mayoría, ha dado este jueves el pistoletazo de salida a la undécima legislatura de Andalucía, marcada por el pase a la oposición del PSOE, tras 36 años en el poder, y la irrupción de Vox con 12 escaños y representación en la Mesa de la CámaraLos resultados del 2 de diciembre supusieron un vuelco electoral, en el que el centro y la derecha suma más representantes que la izquierda en el Parlamento, con lo que se ha empezado a definir un mapa político inédito en Andalucía desde hace casi cuatro décadas.

La legislatura andaluza arranca con el PSOE en la oposición y Vox en la Cámara

La legislatura andaluza arranca con el PSOE en la oposición y Vox en la Cámara (EFE). 

Con el objetivo compartido de desalojar del poder al PSOE en la Junta de Andalucía, PP, Cs y Vox han comenzado llevar a efecto una hoja de ruta, trazada en varios acuerdos, que ha cambiado los equilibrios y las alianzas políticas. El primer cambio se ha materializado en la Presidencia del Parlamento. La diputada almeriense de Ciudadanos Marta Bosquet ha sido elegida gracias a los votos de su partido, del PP y de Vox. 

En su discurso tras la elección, Bosquet ha pedido a los 109 parlamentarios que primen la "lealtad institucional sobre el fragor de la batalla política" y "el entendimiento sobre la lógica discrepancia". El segundo cambio se da en la composición de la Mesa de la Cámara. El órgano de gobierno del Parlamento, tendrá una mayoría conservadora (dos miembros del PP, dos de Cs y uno de Vox) frente a una minoría de izquierdas, sólo representada por dos parlamentarios del PSOE.

RELACIONADO: PP, Cs y Vox eligen a Marta Bosquet como presidenta del Parlamento andaluz

Adelante Andalucía, la coalición de Podemos e Izquierda Unida, con más diputados que Vox y 600.000 votantes, ha quedado fuera de la Mesa, lo que ha provocado una airada protesta de sus dirigentes que, de momento, no ha obtenido resultados. Esta formación, que presentó a sus candidatos a la Mesa tras rechazar el "pacto de las derechas", no descarta acudir a los tribunales para defender un derecho que recoge el Reglamento del Parlamento y que consideran vulnerado.

El pacto de gobernabilidad firmado por el Partido Popular y Ciudadanos señala al líder de los populares Juanma Moreno Bonilla como el principal aspirante a la investidura y futuro presidente del Gobierno, para lo que resultará imprescindible el apoyo de los doce diputados de Vox.

RELACIONADO: El Partido Popular presidirá la Junta y Ciudadanos el Parlamento de Andalucía

Si Moreno no resulta investido por mayoría absoluta en la primera sesión, algo poco probable tras el apoyo de su partido a Vox en la Mesa, el segundo intento sería dos días después, esta vez, con la exigencia de la mayoría simple del Parlamento. La mayoría absoluta son 55 diputados y PP, Cs y Vox suman 59, mientras la hipotética unión del PSOE y Adelante Andalucía anota 50 escaños.

En el caso improbable de que los planes del líder del PP fracasen, la presidenta socialista en funciones Susana Díaz, que ganó las elecciones al conseguir 33 diputados, tiene la intención de optar a la investidura, aunque de momento ya ha dicho que estará en la oposición.

RELACIONADO: PP y Ciudadanos avanzan en el acuerdo de Andalucía pero chocan sobre el papel del PSOE

Una vez culminado el pacto programático y el acuerdo para la Mesa del Parlamento, la tercera fase de las negociaciones entre PP y Ciudadanos concierne a la formación del Gobierno, en lo que trabajarán durante los próximos días los equipos de ambas formaciones. El futuro gobierno andaluz de coalición (PP y Ciudadanos) estará presidido por Juanma Moreno, mientras el líder naranja, Juan Marín, será el vicepresidente y las doce consejerías previstas se repartirían al cincuenta por ciento entre ambas formaciones.