¡De abuela a matrona! Una señora de Tenerife es la heroína de su familia por ayudar a traer al mundo a su nieto

La madre del pequeño se puso de parto antes de tiempo así que la abuela tomó las riendas de la situación

por Europa Press/Tu Otro Diario /


Será una anécdota de la que siempre podrán presumir en las reuniones familiares. El pequeño Mirco tenía ganas de nacer y no dio un respiro a su madre ni a su abuela, que tuvo que hacer de matrona siguiendo las indicaciones que desde emergencias le daban a través del teléfono para que el parto fuese todo un éxito. Y lo logró gracias, según cuenta ante las cámaras de Antena 3, a las "instrucciones de mi ángel de la guarda".

Bebé Tenerife

La mujer ya descansa con su bebé en casa (Captura de pantalla de Antena3).

Todo ocurrió la pasada semana. Su hija estaba en casa y se puso de parto antes de tiempo. Por suerte ella estaba allí y pudo llamar a los servicios de emergencia, que le dieron las indicaciones necesarias para que el nacimiento fuese lo mejor posible ya que ellos no iban a llegar a tiempo para asistirla. A través del interrogatorio realizado a la mujer, el enfermero constató que el parto había comenzado, por lo que desde el Centro Coordinador se activaron dos ambulancias para que acudieran al domicilio mientras él indicaba a la señora lo que tenía que hacer.

RELACIONADO: La cómica 'conversación' entre una madre y su bebé de 15 meses que ha enamorado a Internet

Y sin ningún tipo de problema ella lo consiguió. El enfermero que la guió durante todo momento cuenta que "cuando escuché el grito del llanto del bebé, ahí me enteró la tranquilidad y la alegría para todos, tanto para la abuela, la mamá y el equipo que estábamos de guardia".  Entre otros consejos, le indicó que ayudara a su hija a acostarse y adoptar una postura cómoda con las piernas flexionadas. Cuando viera la cabeza del bebé, tenía que ayudarlo a salir y, una vez fuera, limpiarle la boca con una gasa.

RELACIONADO: Más noticias sobre interés humano

Una vez se produjo el parto, le indicó que estimulara al bebé hasta que rompiera a llorar y comprobar así su respiración. Y también le aconsejó que lo pusiera sobre el pecho de la madre, en contacto con su piel, y que lo abrigara. A la llegada de la ambulancia de soporte vital básico, el bebé ya había nacido y el personal sanitario solo tuvo que comprobar el estado en el que se encontraban la mamá y el niño. Ambos fueron traslados al Hospital Universitario de Canarias aunque ya se encuentran en casa disfrutando de sus primeros días como madre e hijo.