La reacción de dos niños refugiados al ver la nieve por primera vez que ha emocionado a Justin Trudeau

Los pequeños huyeron junto a su familia de su hogar en Eritrea (África) y ahora viven en Canadá

por Ediziones/Tu Otro Diario /


Zeiba, de 7 años, y su hermano Khedir, de 5, llegaron a Toronto (Canadá) con su madre y otros dos hermanos hace unos días. La familia huyó de su hogar en Eritrea, África, y viven temporalmente en una casa de acogida. Los pequeños se ha convertido en un fenómeno viral en Internet gracias a un vídeo difundido por una voluntaria de Rippe Refugee, un grupo privado de ayuda a refugiados con sede en Toronto, en el que aparecen reaccionando con gran espontaneidad y alegría al ver la nieve por primera vez en su vida.

Niños refugiados ven nieve por primera vez
Los pequeños saltan de alegría al ver nieve por primera vez (Rebecca Davies/Facebook).

Los dos niños juegan, se ríen, saltan, cantan, bailan... tan solo expresan la felicidad que sienten al ver la nieve caer sobre ellos en Toronto. Y es que para los pequeños es toda una novedad: es la primera vez que ven nevar. La grabación, grabada por Rebecca Davis, una voluntaria de Ripple Refugee, rápidamente se difundió en redes. Una de las personas que reaccionó al tierno vídeo fue el presidente de Canadá Justin Trudeau, cuyas medidas de acogida a refugiados son un ejemplo de solidaridad.

A través de su cuenta de Twitter agradeció a la voluntaria su labor de integración de personas en la misma situación que los pequeños y su familia, y bromeó con el hecho de que les hiciera tan feliz la nieve, "solo queda convencerles de lo agradable que es recogerla con una pala", comenta haciendo referencia a la aburrida tarea de apartar la nieve que se acumula y que tanto trae de cabeza a muchos de sus conciudadanos con la llegada del invierno. 

RELACIONADO: Quince refugiados triunfan en un restaurante en Lisboa donde se comparte mucho más que comida

En enero de 2017 Justin Trudeu anunciaba de manera pública que Canadá acogería a los refugiados que llegaran hasta el país en busca de una vida mejor y para alejarse de la guerra. "A aquellos que huyen de la persecución, del terror y la guerra, los canadienses les damos la bienvenida, independientemente de su religión. La diversidad es nuestra fortaleza. Bienvenidos a Canadá", señalaba entonces.

Otros usuarios también destacan la alegría que transmiten los pequeños y lo bonito que es ver disfrutar a unos niños que tan malos momentos han pasado viviendo la guerra en su país natal. Ahora, pasarán un año entero junto a la voluntaria hasta que la madre esté preparada para vivir sola. Se instalarán progresivamente en su propio apartamento y ella les ayudará con la educación de los niños además de apoyar a la madre para labrarse un futuro laboral que les permita ser independientes.