ACNUR advierte de que no se dan las condiciones para la repatriación de rohinyás a Birmania

Las autoridades acordaron que el regreso de 2.251 de los 723.000 refugiados que viven en campamentos en Bangladesh comience de manera escalonada el próximo jueves, día 15

por EFE /


La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha advertido de que no se dan las condiciones necesarias en Birmania (Myanmar, Sudeste Asiático) para la repatriación de los rohinyás refugiados en la vecina Bangladesh, cuyo comienzo está previsto para el próximo jueves. Las autoridades de Dacca y Naipyidó acordaron que la repatriación de 2.251 de los 723.000 refugiados rohinyás que viven en campamentos en Bangladesh comience de manera escalonada el próximo jueves, día 15.

ACNUR advierte de que no se dan las condiciones para la repatriación de rohinyás a Birmania

ACNUR advierte de que no se dan las condiciones para la repatriación de rohinyás a Birmania (EFE/Archivo).

Las autoridades birmanas han construido varios centros de acogida en el estado Rakáin (antiguo Arakan), la tierra natal de donde huyeron los rohinyás el año pasado tras una campaña del Ejército calificada de "limpieza étnica" con indicios de genocidio por la ONU. Más de un millón de rohinyás, una comunidad mayoritariamente musulmana, han escapado de Birmania en distintas oleadas desde finales del siglo pasado.

"Aunque ACNUR no cree que las condiciones en el estado Rakáin son suficientes para el retorno voluntario, seguro, digno y sostenible de los refugiados en Bangladesh, continuamos comprometidos a apoyar el Gobierno de Myanmar en sus esfuerzos en crear estas condiciones", señaló ACNUR en un comunicado difundido este domingo.

La agencia de la ONU afirmó que las autoridades birmanas deberían permitir a los refugiados supervisar las condiciones en Rakáin por sí mismos antes de tomar la decisión de volver. El anuncio del inicio de la repatriación, el pasado 30 de octubre, llegó casi un año después de que ambos países firmaran, el 23 de noviembre de 2017, un acuerdo para el retorno de los refugiados.

RELACIONADO: Más noticias sobre Rohinyás en 'Tu Otro Diario'

La última avalancha comenzó con la operación militar lanzada para capturar a los miembros del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA) que habían perpetrado una treintena de atentados coordinados en Rakáin el 25 de agosto de 2017 y llevó a 723.000 rohinyás a buscar refugio en Bangladesh.

Un informe de la ONU presentado el pasado septiembre calificó la operación militar en Rakáin contra los rohinyás de "genocidio intencionado", además de hallar indicios de crímenes de guerra y contra la humanidad. Las autoridades birmanas, que han rechazado este informe, consideran a la mayoría de los rohinyás en su territorio emigrantes bengalíes y les someten a numerosas restricciones, como la limitación de la libertad de movimiento.