El hijo de la viuda del expresidente de la CAM asesinada no quiere que el acusado le indemnice

María del Carmen Martínez murió por varios disparos en diciembre de 2016 tras en el concesionario propiedad de su familia

por Tu otro diario /


Vicente Jesús Sala Martínez, hijo del que fuera presidente de la extinta CAM Vicente Sala y su esposa, María Carmen Martínez, ha renunciado expresamente a reclamar indemnización a su cuñado Miguel López, acusado del asesinato de su madre, en el llamado caso de la viuda de la CAM. Así consta en el escrito de conclusiones provisionales presentado por su abogado, Francisco Ruiz Marco, en el juzgado de Alicante que instruye la causa y en el que solicita para el presunto asesino la misma pena que el fiscal: 24 años y 6 meses de prisión.

Miguel López

Miguel López, investigado como presunto autor del asesinato de su suegra María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM (EFE/Archivo)

El primogénito del matrimonio Sala-Martínez "renuncia expresamente a exigir al acusado la responsabilidad civil derivada del delito, por no querer recibir cantidad económica alguna del autor del asesinato, ni obtener ningún lucro material como consecuencia de la tramitación del presente procedimiento penal", refleja el documento, al que ha tenido acceso Efe.

RELACIONADO: Piden 24 años para el yerno de la viuda del expresidente de la CAM por su asesinato

El escrito sostiene que el acusado, Miguel López, junto a su esposa y sus cuñadas, "estaba manteniendo una feroz batalla contra la víctima por el poder empresarial y por el dinero", además de destacar la actitud "agresiva" del acusado contra su suegra en varias ocasiones. La acusación destaca la fecha del 19 de septiembre de 2016 como el momento en el que el conflicto familiar alcanza un "punto crítico", dado que María del Carmen Martínez, en uso de su "voto de oro" en la Junta General de Socios, cesa a su hija, y esposa del acusado, de su cargo de consejera de la empresa de Sammar Internacional.

RELACIONADO: Así fue el crimen de la viuda del expresidente de la CAM según la investigación

Por ello, la acusación sostiene que para Miguel López, su suegra es "un obstáculo" que lo separa de la fortuna de su mujer, dado que con su fallecimiento, ésta, aliada con sus dos hermanas, sería quien tomase el control de las empresas. En otro aspecto, la acusación sostiene que Miguel López, único administrador del concesionario donde encontraron el cuerpo de la víctima, "podría ver peligrar su puesto", ya que la suegra poseía el 70% de los derechos de voto y podía cesarlo "en cualquier momento".

A CORTA DISTANCIA Y SIN TIEMPO A REACCIONAR

Por todo ello, la acusación indica que el acusado decide eliminar, "de una vez para siempre, esos peligros y vengar los supuestos agravios hacia su mujer". Es entonces cuando, el 9 de diciembre de 2016, hacia las 18.25 de la tarde, el acusado, que la está esperando en el concesionario, la recibe, le entrega la llave de contacto y le indica que el coche lo tiene en el lavadero, la acompaña al oscuro (la luz está apagada) lavadero, y cuando ella se monta en el vehículo, Miguel López, de repente, a corta distancia, y sin tiempo para que la anciana pueda reaccionar, le dispara con una pistola semiautomática con silenciador, dos tiros en la cara.

Se añade además la versión de testigos que aseguran haber visto al propio Miguel López "entrar al mismo lavadero con un coche que iba a recoger su suegra", y que el propio acusado ejecutó su plan es una zona donde las cámaras de seguridad no funcionaban y sin presencia de testigos. La acusación pide al juez que llame a testificar a más de 20 testigos, entre las que destacan dos de las hijas de la víctima y agentes policiales.