El estremecedor testimonio de la hija de Ana Julia Quezada ante el juez: 'Nunca he escuchado un 'te quiero' suyo'

Judith R.Q., la hija de la asesina confesa del pequeño Gabriel Cruz, relató cómo era su relación con su madre y cómo le contó ella lo que había ocurrido

por Tu otro diario /


La hija de Ana Julia Quezada se llama Judith y es una joven que vive un infierno desde que supo que su madre había matado a Gabriel Cruz, el niño de ocho años cuya desaparición mantuvo en vilo a España durante 12 días y cuyo asesinato causó una conmoción pocas veces vista. Durante los días posteriores a la detención de su madre, Judith sufrió crisis de ansiedad que obligaron a hospitalizarla, según contó el 'Diario de Burgos', ciudad donde residía con su padre hasta que se fue a vivir con su pareja. Más tarde relató al juez cómo era su relación con su madre y en su testimonio contó la falta de amor: "Nunca he escuchado un 'te quiero' de su boca".

Hija de Ana Julia

Ana Julia con su hija Judith en una imagen de redes sociales.

Cuando Ana Julia se divorció, su hija quedó bajo su custodia. Hasta que, con 15 años, ella decidió marcharse a vivir con su padre, Miguel Ángel. Su relación desde entonces con Ana Julia era "escueta, corta, un whatsapp o una llamada al mes", según le explicó al juez en su declaración, a la que ha tenido acceso 'Antena 3'. Pese a ello, cuando Ana Julia le cuenta que "ha desaparecido Gabrielillo", ella no duda en desplazarse desde Burgos a Almería a apoyarla y estar a su lado en esos momentos tan complicados, sin sospechar la terrible noticia que su madre ocultaba.

RELACIONADO: Más noticias sobre este caso que tuvo a España en vilo

Judith tuvo que relatar cómo su madre, durante su estancia en Almería, la llevó a la finca de Rodalquilar donde tenía oculto el cuerpo sin vida del niño, sin que nadie lo sospechase. "Le dije 'vamos a Almería a tomar un café o a Las Negras para que te despejes un poquito'. Me dijo: 'No, vamos a Rodalquilar, que allí siento paz, es el único sitio donde estoy tranquila'. Así que fuimos a la finca mi amigo, ella y yo".

RELACIONADO: El juez le imputa un nuevo delito a Ana Julia 

"Yo he intentado tener el cariño de mi madre. Yo le decía a mi padre que no entendía por qué ella no me quería como una madre, como mi abuela a lo mejor que me cuidaba y me quería como una madre. Y mi padre me decía que entendiera que a lo mejor su forma de ser es diferente. Yo no lo entendía porque no era una relación buena entre madre e hija. No me llamaba ni hija, me llamaba Judith por mi nombre. Creo que nunca he escuchado un te quiero de su boca", relató, con la voz entrecortada por la emoción cuando le preguntaban por su infancia al lado de Ana Julia.

RELACIONADO: La Guardia Civil ve 'claros indicios' de que Ana Julia Quezada mató a su propia hija

También le dijo al juez que fue su propia madre la que le contó que había encontrado ella la camiseta del niño y que sugirió que un antiguo novio, Sergio, que vivía cerca de la zona de la depuradora donde se halló la prenda, era "el único que puede ver cómo sube y baja la gente". Incluso le pidió que contase esa sospecha a un psicólogo.

RELACIONADO: Así confesó Ana Julia Quezada ante el juez el crimen

No está siendo una buena temporada para Judith que debe asimilar noticias muy duras. Al crimen de Gabriel se suma que los investigadores ven indicios de que su madre podría estar detrás del accidente en el que murió su hermana mayor, la primera hija que tuvo Ana Julia en su país y que trajo a vivir a España con ella cuando vino de la República Dominicana. Por todo ello, según el 'Diario de Burgos', Judith se ha llegado a plantear abandonar su ciudad natal para huir del estigma de ser la hija de Ana Julia.