Los invitados, el menú... Así fue la comida con la que Mariano Rajoy se despidió de Santa Pola

El expresidente ha dicho adiós a su plaza de registrador de la propiedad en la localidad alicantina con una comida de cinco horas a la que han asistido más de 80 personas

por Tu otro diario /


Cuatro meses ha permanecido Mariano Rajoy como registrador de la propiedad en Santa Pola (Alicante), de donde ayer se marchó para regresar a Madrid tras haber obtenido el traslado al registro mercantil número 5 de la capital. Para despedirse, fue agasajado con una multitudinaria comida en su restaurante favorito de Santa Pola, a la que acudieron 80 personas y que se prolongó durante cinco horas, desde las 14.30 hasta las 19.30. Entre los asistentes figuran la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría o exportavoz del Gobierno Íñigo Méndez de Vigo.

Rajoy Santa Pola

Mariano Rajoy se despidió de Santa Pola con una multitudinaria comida (GTresonline).

Un reservado en el restaurante Batiste, en la zona portuaria, fue el escenario elegido por el organizador del evento, Francisco Riquelme, el registrador que sustituyó a Mariano Rajoy en la plaza de Santa Pola durante los 28 años que el expresidente estuvo en situación de excedencia. El menú estuvo compuesto por entrantes de productos del mar, como calamares y pescadito, y por arroz a banda y fideuá, todos platos muy típicos de la gastronomía mediterránea, según ha podido saber el diario alicantino 'Información'.

Todo por 40 euros por comensal, detalla la cadena 'SER', que especifica además que cada invitado abonó el importe de su comida a excepción de Mariano Rajoy, que era el agasajado en la ocasión. Además, le regalaron  una réplica de la vieja torre vigía de Santa Pola que le recordará su paso breve pero "bonito", según sus propias palabras, por la localidad alicantina.

RELACIONADO: Las emotivas palabras que le dedicó a su mujer tras despedirse del Partido Popular

Además de Soraya Sáenz de Santamaría y de Íñigo Fernández de Vigo, compartieron mesa y mantel con el expresidente su exasesor Pedro Arriola, marido de la diputada del PP Celia Villalobos, así como la exsecretaria de Estado de Comunicación Carmen Martínez Castro. Notarios de la zona, alcaldes alicantinos del Partido Popular y otros cargos orgánicos se contaban también entre los más de 80 invitados a una comida en la que Mariano Rajoy hizo gala del sentido del humor que le caracteriza y dedicó unas enigmáticas palabras a su auditorio.

"Las puertas para volver están abiertas en cualquier faceta de la vida, en Santa Pola y en otra que es exactamente la que todos usteden están pensando, pero no piensan", dijo el expresidente, según ha contado la cadena 'SER'. Los periodistas que le esperaban a la salida le preguntaron sobre la situación en Cataluña, pero él les esquivó con un regate: "He venido a una reunión de despedida. En realidad no es una despedida, porque uno no se va nunca de los sitios y siempre puede volver. Para mí ha sido un honor haber estado aquí, en Santa Pola, donde estuve hace unos años. Es un lugar magnífico, con una gente estupenda y hoy estado con muchos amigos y soy muy feliz".

RELACIONADO: Mariano Rajoy pide su asignación anual como expresidente

Tampoco disimuló estar "contento" por volver a Madrid, ya que su nuevo destino prfesional, en el registro mercantil número 5, situado en el Paseo de la Castellana, está "más cerca de casa". "Volveré", prometió Mariano Rajoy, que partió sobre las 23.00 horas hacia la capital. Antes, por la mañana, Mariano Rajoy había recogido sus pertenencias de su puesto en el Registro de la Propiedad de Santa Pola, al que se incorporó el pasado 20 de junio, solo 5 días después de renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados tras prosperar la moción de censura del socialista Pedro Sánchez.

El expresidente popular tenía su plaza en esta localidad de Alicante aunque durante los últimos 28 años había estado en situación de excedencia. El traslado de Rajoy a Madrid fue resuelto el pasado 14 de septiembre aunque se publicó el día 21 de ese mes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), mientras que el 2 de octubre se incluyó asimismo en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.