La Sagrada Familia y el Ayuntamiento de Barcelona acuerdan regularizar las obras tras más de 130 años 'sin licencia'

La Junta Constructora de la Sagrada Familia contribuirá con 36 millones de euros en los próximos 10 años para mejorar el mantenimiento del entorno

por EFE /


La Junta Constructora de la Sagrada Familia contribuirá con 36 millones de euros en los próximos 10 años a los gastos municipales de urbanización, movilidad y mantenimiento del entorno que generan las visitas al templo, tras alcanzar un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente delegado de la Junta Constructora de la Sagrada Familia, Esteve Camps, han firmado un acuerdo este jueves que prevé la contribución del patronato a la financiación de los gastos municipales que generan las actividades del templo.

La Sagrada Familia y el Ayuntamiento de Barcelona acuerdan regularizar las obras tras 133 años sin licencia

La basílica de la Sagrada Familia, Barcelona (Getty Images).

Además, las dos instituciones han consensuado los cambios de planeamiento y el plan especial urbanístico necesarios para regularizar las obras del templo, y que el patronato pueda solicitar las licencias y permisos para finalizar su construcción, lo que no se ha hecho en los más de 130 años desde el inicio de las obras. La Sagrada Familia es uno de los edificios más concurridos de Barcelona, con 4,5 millones de visitas anuales al interior y alrededor de 20 millones que la observan desde fuera.

RELACIONADO: La Sagrada Familia será el edificio más alto de Barcelona en 2022

La alcaldesa Ada Colau ha subrayado en rueda de prensa que se trata de un "acuerdo histórico", no solo porque "resuelve la anomalía" de que el monumento más visitado de la ciudad se esté haciendo sin licencias, sino "sobre todo por la corresponsabilidad en el encaje" de la Sagrada Familia en la ciudad que asumen ambas instituciones. Colau ha destacado el compromiso del ayuntamiento de tener aprobado un plan urbanístico que permita a la Sagrada Familia obtener la licencia de obras en el primer trimestre de 2019" y así regularizar la situación de la parte construida.

RELACIONADO: La última medida de la Sagrada Familia para reforzar la seguridad

Sobre el destino de la aportación que hará la Sagrada Familia, la alcaldesa ha explicado que 22 millones se destinarán a mejorar el transporte público a partir de 2019, y otros 7 millones servirán para financiar un acceso subterráneo al recinto del templo desde la L2 del metro barcelonés. También ha precisado que 4 millones se emplearán en la urbanización de las calles que rodean la basílica, y 3 millones -300.000 euros anuales- serán para mejorar espacio público y colaborar en su limpieza.

RELACIONADO: La Sagrada Familia de Barcelona, uno de los objetivos de los terroristas del doble atentado

Por su parte, el delegado de la Junta Constructora de la Sagrada Família, Esteve Camps ha manifestado su convicción de que la firma de este acuerdo es "el inicio de la finalización del proyecto de la Sagrada Família" y su "apertura a la ciudad". Camps ha destacado asimismo que el convenio prevé ponerse a trabajar de inmediato "para que no quede en el olvido" en un segundo plan especial que resolverá la finalización de la fachada de la Gloria, con las columnas y la escalinata del proyecto de Gaudí, que ha defendido "en su integridad".