La conmovedora dedicatoria a su hijo fallecido del ciclista Michael Woods tras ganar una etapa en la Vuelta a España

La de ayer era una durísima jornada y al llegar a la meta el ganador no pudo evitar acordarse del terrible año que su mujer y él han pasado

por Tu otro diario /


Michael Woods se ganó la gloria en una de las etapas más duras de la Vuelta a España que se está celebrando estos días. El final, con alto en el Monte Oiz, extenuó a muchos ciclistas, pese a que están acostumbrados a enormes esfuerzos. Cuando llegó al último kilómetro, Woods tiró de las pocas fuerzas que le quedaban para imponerse, entre lágrimas desconsoladas que no tenían nada que ver con el deporte, sino con su vida familiar. Su mujer y él perdieron un hijo cuando ella estaba embarazada de 37 semanas, hace solo dos meses, y su suegro ha fallecido hace un mes. "Hemos pasado un año complicado, quería ganar por él y por ella".

Michael Woods

Woods entró en meta sin poder contener las lágrimas (Getty Images).

Cruzó la meta llorando y siguió llorando un buen rato. Después, apuntó con su dedo índice al cielo, lanzando un mensaje a sus seres queridos. Luego, algo más tranquilo, explicó a los periodistas el motivo de su desconsuelo: "Mi esposa y yo perdimos un hijo cuando estaba embarazada de 37 semanas. No pudo dar a luz y pasamos unos momentos muy difíciles. Solo pensé en ellos. Pensé en lo duro que ha sido este año y en mi hijo Hunter y quería ganar por ellos. Además mi mujer perdió a su padre hace un mes. Hemos pasado un año complicado", dijo, con la voz entrecortada por su llanto.

Michael Woods

El ciclista, exhausto y emocionado (Getty Images).

Este canadiense de 31 años estrena así del modo más brillante su palmarés profesional en el mundo del ciclismo tras haber sido atleta especialista en 1.500 metros, la que dicen que es una de las pruebas reinas del atletismo. Con 17 años, corrió esa la distancia en solo 3 minutos y 42 segundos y ganó los Juegos Panamericanos de categoría júnior, pero las lesiones le obligaron a coger la vieja bicicleta de su padre y hacerse ciclista. En 2013 lo descubrieron para el ciclismo tras ganar en Hawai el ascenso al volcán Haleakale y poco después pasó al Optum continental y más tarde, en 2016, al Cannondale. Ya era profesional del máximo nivel.

Michael Woods

Michael Woods señala al cielo en un homenaje a su hijo y a su suegro, fallecidos recientemente (Getty Images).

En la cima del Monte Oiz, donde dicen que se divisa el infinito, Woods le hizo un bonito regalo a su mujer, y la Vuelta salió con el interés del duelo Yates-Valverde y una revelación que no para de crecer y va a más. Precisamente, Enric Mas, dispuesto a poner el acento a su apellido.