El juez Llarena rechaza la entrega de Puigdemont por malversación y retira las euroórdenes contra los fugados

Se retira la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) a Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig, Clara Ponsatí y Marta Rovira.

por Europa Press /


El magistrado del Tribunal Supremo que instruye los hechos relacionados con la deriva soberanista en Cataluña, Pablo Llarena, ha rechazado este jueves que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont sea extraditado desde Alemania por el delito de malversación de fondos públicos, como ha acordado el Tribunal Regional de Schleswig-Holstein y denuncia "falta de compromiso" de este tribunal con unos hechos que, dice, podría haber quebrantado el orden constitucional español. También retira la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) y la internacional contra Puigdemont además de otros fugados, como son Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig, Clara Ponsatí y Marta Rovira.

Carles Puigdemont

Imagen de archivo de Carles Puigdemont (EFE)

El magistrado argumenta que, con su decisión, el tribunal regional alemán ha anticipado un enjuiciamiento para el cual no tiene cobertura normativa y considera que no se ha realizado una ponderación en abstracto del pronóstico de tipicidad sospechado, esto es, la posible comisión del delito de rebelión por el que se pedía su entrega, sino que se ha abordado "el definitivo juicio de los hechos en los tipos penales".

RELACIONADO: El juez Llarena suspende de cargo público a Puigdemont y otros cinco diputados

Por ello añade que la decisión del tribunal alemán no se sujeta a los preceptos de la Decisión Marco sobre la Orden de Detención Europea, ni a la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ni al Manual obre la euroorden elaborado por la Comisión Europea. A su juicio, este el órgano judicial debería haberse limitado a comprobar si los hechos descritos por la jurisdicción española están contemplados en la legislación penal de Alemania y si, de haberse cometido rebelión, se impulsaría una investigación penal semejante a la que se sigue en el Tribunal Supremo.

Llarena responde de esta manera a la decisión del Tribunal Regional de Schleswig-Holstein de entregar a Puigdemont únicamente por el delito de malversación al entender que los actos que se le imputan en esta causa no se corresponden en Alemania ni con el delito de rebelión ni con el de perturbación del orden público, así como tampoco con el delito de alta traición.

El juez matiza que este tribunal ha adelantado un enjuiciamiento "que no es coherente con la cristalización progresiva de la imputación, desde un posicionamiento desacertado" y con "conclusión cerrada de cómo se desarrollaron los hechos" que se investigan en esta causa, en referencia a la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) aprobada por el Parlament catalán el día 27 de ese mismo mes.

En lo que respecta a la retirada de las órdenes de detención, el magistrado explica que la Decisión Marco contempla que el juez que emite la euroorden puede retirarla "en cualquier momento" e indica que así lo acuerda debido a que todas las circunstancias que plantea este caso "no sólo cortocircuitan la operatividad del instrumento de cooperación internacional", sino que "deterioran indebidamente" los indicios de responsabilidad que recoge tanto la investigación como el auto firme de procesamiento.

Llarena también recuerda cuando la justicia belga denegó la entrega de Comín, Puig y Serret el pasado mes de mayo al entender que el auto de procesamiento del pasado 21 de marzo no tenía la "naturaleza ejecutiva" y, por tanto, que no existía una correcta orden de detención nacional subyacente a la orden de detención europea.

RELACIONADO: Más noticias sobre Cataluña

En este sentido, subraya que la valoración que hizo este tribunal del auto de procesamiento "discrepa abiertamente de la indicación de suficiencia" que les trasladó cuando justificó por qué los tres exconseller huidos en Bruselas tenían que ser extraditados y afea a su homólogo belga que tomase esta decisión "despreciando el conocimiento que cada órgano judicial tiene de su propio ordenamiento jurídico, además de desconfiar de sus aclaraciones". 

Discrepa abiertamente de la indicación de suficiencia" que les trasladó cuando justificó por qué los tres exconseller huidos en Bruselas tenían que ser extraditados y afea a su homólogo belga que tomase esta decisión "despreciando el conocimiento que cada órgano judicial tiene de su propio ordenamiento jurídico, además de desconfiar de sus aclaraciones".