Los pensionistas recibirán a finales de julio los atrasos de la subida de pensiones

Además, se tiene que hacer efectivo el pago del 2,75 por ciento adicional que corresponde al incremento de las pensiones mínimas, al Seguro Obligatorio de Vejez e invalidez y a las no contributivas

por Europa Press /


La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha anunciado este jueves que el día 27 de julio se va a proceder al pago de los atrasos de la subida de las pensiones recogida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año. Así lo ha señalado durante su intervención en la Comisión del Pacto de Toledo, que también ha explicado que el Gobierno está trabajando para garantizar la revalorización de las pensiones.

Magdalena Valerio en rueda de prensa

Además, ha hecho hincapié que se tiene que hacer efectivo el pago del 2,75% adicional que corresponde al incremento de las mínimas, al Seguro Obligatorio de Vejez e invalidez (SOVI) y a las no contributivas, incremento que va alcanzar a 2,5 millones de personas que se benefician de las pensiones mínimas, a 200.000 que se benefician del SOVI y a 500.000 personas que cobran las no contributivas.

Por otro lado, respecto a las pensiones de viudedad, Valerio ha señalado que se está trabajando en el abono que supone el incremento de la pensión de viudedad tras incrementarse la base reguladora desde el 52% al 56%, en este caso con efectos a partir del 1 de agosto. En concreto, gracias al acuerdo que el Gobierno de Mariano Rajoy alcanzó con el PNV, las pensiones mínimas han subido un 3% este año, lo que ha beneficiado a 2,4 millones de pensionistas, mientras que las no contributivas también se han incrementado un 3%, beneficiando, de media a 450.000 perceptores.

RELACIONADO: Acuerdo en el Pacto de Toledo: las pensiones subirán el IPC o por encima en los años de crecimiento

La subida de la base reguladora ha afectado a los titulares de pensiones de viudedad con 65 o más años, que no percibían otra pensión pública, y que no tenían ingresos por la realización de un trabajo por cuenta ajena o por cuenta propia ni tampoco rendimientos o rentas que, en cómputo anual, superaban el límite de ingresos establecido en cada momento para ser beneficiario de la pensión mínima de viudedad.

Con esta subida se desarrolla la disposición adicional trigésima de la reforma de pensiones de 2011, en la que se contemplaban mejoras para las pensiones de viudedad de mayores de 65 años con menores ingresos. El Gobierno fue aplazando su cumplimiento año tras año a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Finalmente, este incremento se hará en dos años para cumplir con los plazos establecidos: la base reguladora aumentará desde el 52% al 56% a partir del 1 de agosto de este año y subirá desde el 56% al 60% el 1 de enero de 2019.