La Justicia tailandesa mantiene la pena capital a Artur Segarra, el español condenado por asesinato

La Policía identificó a Segarra como el principal sospechoso el 5 de febrero

por EFE /


Un tribunal de apelación de Bangkok ha decidido mantener la pena capital al español Artur Segarra, condenado a muerte por el asesinato en 2016 de su amigo David Bernant, al encontrar "sin fundamiento" el recursos presentado. El español ha señalado a EFE que acudirá al Tribunal Supremo, máxima instancia judicial de Tailandia y último recurso de apelación, en busca de la renovación de la sentencia.

Artur Segarra

El español Artur Segarra a su llegada a la Corte de Tailandia. (EFE/Archivo)

Segarra fue condenado en abril de 2017 por el supuesto asesinato premeditado de su compatriota David Bernat. Un tribunal capitalino encontró válidos los argumentos de la fiscalía y las pruebas policiales del homicidio. Además, fue culpado de otros doce delitos, entre ello por secuestro, tortura y robo. 

RELACIONADO: El español condenado a muerte en Tailandia padece trastorno de bipolaridad

Ahora, el magistrado ha encontrado "infundadas" las alegaciones de Segarra y consideró válidas las pruebas y testimonios recabados por la Policía sobre el crimen, que ya fueron aceptadas por un tribunal de primer instancia cuando le condenaron hace más de un año. El juez mantiene la "culpabilidad" del acusado y el "castigo" de la pena capital, práctica que se realiza en Tailandia mediante una inyección letal. Tras la decisión del Tribunal la sentencia será firme. 

El principal punto de la Defensa es que Segarra "lo niega todo", indicó a Efe el representante legal del español. Segarra mantiene su alegato de inocencia, en una carta en la que apunta a su excompañera sentimental, la tailandesa Pritsana Saen-ubon, como la responsable del crimen, que se cometió en enero de 2016, en connivencia de la Policía, a la que acusa de "manipular" parte de las pruebas presentadas en su contra. 

Artur Segarra -que llegó a Tailandia como fugitivo de la justicia española por su supuesta implicación en una estafa a unos noventa jubilados-, está encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Klong Prem, en el norte de Bangkok. Según la investigación, Segarra secuestró a David Bernat el 19 de enero de 2016 y le retuvo durante siete días en su apartamento de Bangkok, donde ocurrió el asesinato. 

Las autoridades encontraron el 30 de enero en el río Chao Phraya el cadáver de Bernat descuartizado y el 5 de febrero la Policía identificado a Segarra como el sospechoso después de encontrar rastros de sangre que coinciden con el ADN del fallecido en el baño de su apartamento. Además, en otra vivienda alquilada por Segarra y su exnovia, descubrieron una sierra eléctrica con la que podía haber desmembrado el cuerpo. Unas imágenes muestran a ambos juntos antes de la desaparición, y en otras se puede ver al condenado saliendo de casa con una bolsa donde podría estar el cuerpo de Bernat y regresando sin ella.

Más de 500 personas se encuentran en el corredor de la muerte en Tailandia, según cifras de Amnistía Internacional.