El emocionante reencuentro de una guatemalteca con su hijo de 3 años del que fue separada en la frontera de EEUU

Han pasado cuatro meses sin verse y al pequeño le costó al principio reconocer a su madre

por EFE /


Final feliz. La guatemalteca Mircy Alba López logró reunirse con su hijo Eder, de tres años, en virtud de una orden judicial tras cuatro meses de separación impuestos por la política de 'tolerancia cero' de la adminsitración Trump. "Cuando mi niño me vio ya no me reconocía, se me quedaba mirando a la cara, no dejaba de mirarme, ¿usted cree? Ya cuatro meses sin verme", relató a Efe esta madre de 31 años, con la voz entrecortada.

><img alt=

El emocionante momento del reencuentro entre Mircy y su hijo Eder (EFE). 

Hasta el momento el pequeño Eder, que lucía zapatos nuevos y ha sido obsequiado por su madre con cambios de ropa y juguetes, había permanecido en un albergue gubernamental en el que fue ingresado después de que Mircy fuera detenida en la frontera. "En el momento que me agarran me separan de mi hijo, me dijeron que sí me lo iban a dar pero tenía que ir a prisión por castigo durante tres meses y de ahí me iban a deportar", explicó la madre a las afueras de la estación de autobuses regionales en Phoenix, Arizona, donde se aprestaba a viajar a Florida. 

RELACIONADO: Un juez ordena al Gobierno de Trump entregar una lista de niños separados de sus padres

Alba permaneció cuatro meses en el Centro de Detención de Eloy, en Arizona, y asegura que nunca se le proporcionó información "correcta" sobre la ubicación de su hijo. "Adentro es horrible, hay muchas madres que se quedaron llorando por sus hijos, no les dan ninguna respuesta, ahí adentro no existe la información para las madres, nada de lo que nos dicen es correcto", denunció. "Les dije que solo tenía 3 años. Les suplique, les lloré que me deportaran junto con mi hijo, pero me repetían que tenía que pagar mi castigo de tres meses por cruzar de manera ilegal", comentó. 

La mujer finalmente ha logrado abrazar a su pequeño y poder seguir su caso fuera de un centro de detención. Sobre su futuro, Alba solo sabe que tiene una cita en la corte el 18 de julio para definir su situación migratoria en Estados Unidos. "No me dijeron qué iba a pasar con mi niño, solo me comentaron que en esa corte me iba a decir lo que iba a suceder conmigo y mi hijo", agregó. Antes de coger un autobús para reunirse con familiares en Florida pidió a todas las madres y padres separados de sus hijos tener paciencia y fe. "A mí me decían las personas dentro de Eloy que no me iban a devolver a mi hijo, que aquí se los quitaban a las madres para darlos en adopción, pero no fue así", dijo.

RELACIONADO: Ola de protestas en todo Estados Unidos contra la separación de los menores inmigrantes de sus familias

Mircy Alba López es una de las beneficiadas por la orden del magistrado federal Dana Sabraw, que preside el caso en la demanda entablada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) al Gobierno por separar a menores de sus padres a su llegada a la frontera. Sabraw, cuya corte está en San Diego (California), determinó a finales del mes pasado que 102 niños menores de 5 años debían volver con sus padres indocumentados este martes, y estableció que el resto (de 5 años en adelante) debe reunirse con sus familiares para el próximo día 26.