Los niños rescatados de la cueva de Tailandia por fin podrán ver a sus familias

Los médicos han revelado los primeros informes sobre su estado de salud

por Tu otro diario /


Tras la increíble gesta vivida por los doce niños y su entrenador y la exitosa operación de rescate es preciso tomarse un tiempo para evaluar su estado. Los médicos del hospital provincial de Chiang Rai en el que se encuentran ingresados han ofrecido una rueda de prensa para ofrecer los primeros datos sobre su salud. Según han revelado han perdido de media dos kilos de peso y algunos de los menores sufren cuadros leves de neumonía, pero su vida no corre peligro. Además, han confirmado que podrán ver por fin a sus familias. 

RELACIONADO: Difunden las primeras imágenes de los niños hospitalizados tras el rescate en Tailandia

Niños Tailandia

Una estudiante tailandesa muestra una fotografía de su compañero de clase, Duangpetch Promthep, quien se encontraba atrapado (EFE). 

Los últimos cinco rescatados llegaron anoche al centro médico con síntomas de hipotermia por las duras condiciones que han sufrido al pasar 17 días dentro de la cueva y por la fría temperatura de las aguas que tuvieron que atravesar con la ayuda de dos buzos para alcanzar el exterior. "Al igual que sus compañeros, ninguno padece de enfermedades infecciosas", indicó uno de los médicos.

RELACIONADO: Toda la información sobre el rescate de la cueva de Tailandia

Los familiares del primer grupo de rescatados pudieron ayer al fin entrar en la sala donde se encuentran los niños, aunque con medidas de precaución debido al todavía débil sistema inmunológico de los menores tras pasar más de dos semanas encerrados en el interior de la montaña. El segundo grupo de chicos rescatados se podrá reunir con sus familiares a lo largo de la jornada de hoy, mientras que el tercero permanecerá al menos un día más en cuarentena.

Sus familiares les pueden ver y hablar a través de un cristal ubicado en la puerta de la instancia donde se recuperan. "Tengo muchas ganas de abrazar a mi sobrino", dijo anoche a los medios Amporn Srivichai, tía de Ekapol Chantawong, el entrenador de los chiquillos en el equipo juvenil de fútbol.

El grupo es alimentado a base de una dieta blanda con arroz y pollo, además de la ingesta de varios suplementos vitamínicos. También se les ha permitido algún capricho, como un poco de chocolate. Los chavales y el adulto, todos en buen estado de ánimo, pasarán al menos siete días en el centro médico antes de recibir el alta. Oftalmólogos se encargan además de comprobar si sufren algún problema ocular después de permanecer tanto tiempo en la oscuridad.

RELACIONADO: Conoce a Fernando Raigal, el buzo español que ha participado en el rescate de los niños de la cueva de Tailandia

La operación de rescate, que se ha realizado en tiempo récord, ha desatado la euforia en todo el país. Se trataba de una misión muy complicada en la que han participado equipos especializados de varios países, incluido un buzo español. La dificultad de la operación quedó patente con la muerte el jueves pasado de un voluntario, antiguo miembro de los grupos de élite de la Marina, al quedarse sin aire durante una inmersión.

RELACIONADO: Así era el complicado trayecto que tenían que hacer los niños

El grupo ha tenido que aprender a bucear en cuestión de días, una tarea difícil si se tiene en cuenta que muchos no sabían nadar. Dos buzos, uno delante y otro detrás, ha acompañado a cada uno de ellos por un laberinto de galerías parcialmente inundadas, con desniveles y visibilidad nula.El portavoz oficial de los operativos, Narongsak Ossottanakorn, declaró que espera que este incidente sirva de ejemplo a los niños para que se conciencien sobre la importancia de la seguridad.