Más de 200 niños saharauis serán acogidos por familias de Madrid durante el verano

Esta iniciativa les permite acercarse a otra cultura y forma de vida

por Europa Press /


Madrid recibe este fin de semana a 239 niños refugiados saharauis, que llegarán al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas procedentes de la ciudad argelina de Tinduf con el fin de pasar dos meses de verano con familias de ésta comunidad autónoma, ha informado la Asociación de Vecinos del Pueblo Saharahui en un comunicado. Forman parte del contingente de 4.028 menores que, acompañados de 294 monitores también saharauis, pondrán rostro y voz a la situación de su pueblo en centenares de localidades de España. Se trata de una nueva edición del programa 'Vacaciones en Paz', un proyecto gestionado FEMAS-Sahara.

refugiadosgtres

Niños en una escuela de un campamento de refugiados saharaui en Argelia (Gtresonline)

Los menores serán recibidos cuando lleguen a Madrid por las diferentes asociaciones que participan en el proyecto. La Asociación Amigos del Pueblo Saharahui llevará en torno a 80 de estos niños a un centro cedido para hacer los últimos trámites de acogida y llamar a las familias. Se espera que el primero de los vuelos aterrice a las 5.40 horas del sábado 30 de junio y el segundo a las 0.50 horas del lunes 2 de julio.

RELACIONADO: Llegan a España nueve refugiados sirios que serán acogidos en Madrid

Gracias al programa 'Vacaciones en Paz', en los últimos cinco años 23.173 niños y niñas refugiados saharauis han podido cambiar la dureza y el calor extremo de los campamentos del desierto de Tinduf por una estancia de dos meses en alguno de nuestros pueblos o ciudades, lo que les ha permitido acercarse a otra cultura y forma de vida. Durante su permanencia en España, que se realizará siempre en el marco de una familia de acogida, los y las peques saharauis podrán disfrutar de una alimentación saludable, de revisiones médicas y de asistencia oftalmológica y dental, cosas básicas que no siempre tienen garantizadas en el inhóspito lugar en el que se ven obligados a vivir.