Ron y Kimberley se casan cumpliendo una curiosa promesa que se hicieron hace muchos años

Tras su ruptura siendo jóvenes mantuvieron una relación de amistad que nunca se rompió

por Tu otro diario /


Kimberley Dean y Ron Palmer han cumplido la promesa que se hicieron tiempo después de haberse conocido en el colegio hace casi 37 años. Siendo jóvenes empezaron a salir aunque, más tarde, decidieron emprender cada uno su vida. A pesar de su ruptura siempre mantuvieron una relación de amistad. En un momento dado Ron quería divertirse y se lo dijo a Kimberley con sinceridad, pero ahora reconoce que “nunca me desarrollé tan bien en una relación… como con ella”, según apuntaba en declaraciones recogidas por la revista 'People'.

boda3

Ron y Kimberley acordaron que en caso de llegar a los cincuenta sin estar casados, unirían sus vidas (Captura del video de 'Today').

Pocos años después de sus graduaciones se casaron con otras personas. El matrimonio de Ron duró siete años y Kimberley tuvo dos hijos fruto de su relación. Ambos insisten en que no pasaba mucho tiempo sin que dejaran de hablar. “Cuando salía con otras chicas y tenía problemas, la llamaba y me ayudaba en esos momentos”, contaba él. “Fue una amistad súper buena, y fue así durante mucho tiempo”, añadía. Cuando ya se encontraban en su treintena acordaron que en caso de llegar a los cincuenta sin estar casados, unirían sus vidas. Fue una conversación más, pero pasó el tiempo y en 2016 ella le recordó el pacto al que habían llegado. Hablaron de esta posibilidad y la única duda que tenía Ron era que estaban poniendo en
riesgo una amistad de muchos años.

RELACIONADO: El sorprendente juego del destino por el que esta pareja aparece en la misma foto... ¡11 años antes de conocerse!

Le dijo que si la relación no funcionaba en esta ocasión no sabía cómo iban a seguir siendo amigos. Sin embargo, los sentimientos aún existían y “desde entonces ha sido fantástico”, explicaba él. Meses más tarde Ron le propuso matrimonio y acaban de casarse cumpliendo así el acuerdo al que llegaron en su momento. Kimberley reconocía que todo empezó como una broma y que nunca, ni en “un millón de años pensamos que acabaríamos en el mismo lugar”. La pareja pretende que sus vidas sirvan de ejemplo para que quienes terminan una relación no se conviertan en enemigos. De hecho, recomiendan que sigan como amigos porque nunca se sabe lo que puede ocurrir en el futuro.