La increíble historia de Linda y Denice, que descubren con 72 años que fueron cambiadas al nacer

Ambas tratan de reconstruir su identidad tras toda una vida de confusas situaciones en la que, de repente, todo encaja

por Tu otro diario /


Denice Juneski y Linda Jourdeans crecieron siempre con la sensación de que algo no encajaba. Denice era la rubia en una familia de pelirrojos y morenos, mientras que Linda destacaba por su pelo rojo entre todos sus parientes de ojos azules y pelo claro. Lo que nunca hubieran podido imaginar ninguna de las dos es que a los 72 años descubrirían que no eran quienes creían ser: Denice y Linda nacieron en el mismo hospital de Minnesota en una mañana de diciembre de 1945 con apenas media hora de diferencia y un análisis genético les ha revelado ahora que fueron cambiadas por error

Dencie Linda

Denice y Linda fueron intercambiadas en el hospital tras nacer (Captura de pantalla de NBC).

Fue Denice quien primero se sometió al test de ADN, según han contado a una televisión de Minneapolis, Kare TV. Curiosa por saber sobre su historia genética y pensando que podría ayudarla a tomar decisiones sobre su salud, se realizó el test de '23andMe DNA', una página web que ofrece este servicio por Internet. Cuál sería su sopresa cuando, al recibir los resultados, no encajaba con ninguno de los miembros de supuesta familia... Confusa, se volvió a realizar el test y obtuvo idénticos resultados. "Realmente parecía que yo era otra persona", cuenta.

Quiso la casualidad que por aquellas fechas una sobrina de Linda que vivía a más de 600 kilómetros, en Wisconsin, se hiciera el mismo test. Los resultados fueron también sorprendentes para ella, pues le salían supuestos parientes a los que no conocía, y entre ellos apareció el nombre de Denice. La propia Linda, que siempre había sospechado sobre sus orígenes familiares, se sometió al test. Y cuando llegaron los resultados junto a la casilla de 'madre' apareció un nombre que ella jamás había visto: Marianne Mayer.

RELACIONADO: Más noticias de Interés Humano

Denice y Linda tratan de recomponer juntas ahora el difícil puzle con el que se han encontrado tras toda una vida. De reconstruir su identidad. Ambas se han conocido, han intercambiado historias y juntas visitan a Marianne Mayer, que con 99 años aún vive y es la madre biológica de Linda, aunque siempre cuidó de Denice. Tiene problemas de memoria y siempre que la visitan le cuentan la increíble historia: fueron intercambiadas al nacer. La anciana no da crédito... Por su parte, Denice nunca podrá conocer a su madre biológica, Rochelle Nielsen, pues falleció de un cáncer cuando Linda apenas tenía 17 años. 

Denice y Linda

Denice y Linda reunidas 72 años después. (Captrua de pantalla de NBC).

Las piezas sueltas de la vida de estas dos mujeres han encajado de pronto. Y es que ahora echan la vista atrás y se dan cuenta de que las diferencias no eran meramente físicas... Denice recuerda que en su familia era la única que no destacaba en los deportes. El padre que ella conoció fue incluso jugador profesional de béisbol. Sin embargo, a Linda le sucedía justo lo contario. Cuando estaba en la cincuentena descubrió lo mucho que le gustaba el deporte, que en su casa nunca se había practicado. 

RELACIONADO: ¡De novela! Dos amigas de la infancia descubren que son hermanas después de toda una vida de incógnitas

Dice Denice que considera este sorprendente giro en su vida como "un regalo". Ambas sienten que han ampliado su familia y por fin pueden explorar sobre sus verdaderos orígenes. Eso sí, asumen que nunca sabrán cómo se produjo la confusión: han pasado tantos años que sería imposible indagar sobre lo que ocurrió en el hospital el día de su nacimiento.