El testimonio de la hija de Stephen Hawking tras las muerte de su padre

El científico fue despedido el pasado 31 de marzo en un funeral privado en Cambridge, pero sus cenizas serán enterradas el próximo 15 de junio en la abadía de Westminster (Londres)

por EFE /


El brillante científico Stephen Hawking falleció en la madrugada del pasado 14 de marzo a los 76 años en Cambridge. Padecía desde su juventud una dolencia motoneuronal vinculada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Centenares de personas, entre familiares y amigos, daban su últimos adiós al genio el pasado 31 de marzo en un funeral privado en la ciudad donde falleció aunque sus cenizas recibirán sepultura este viernes, 15 de junio, en la abadía de Westminster, en Londres, donde descansarán cerca de los restos del físico Isaac Newton (1643-1727). 

Stephen Hawking

Stephen Hawking y su hija, Lucy Hawking. (EFE/Archivo)

Este miércoles, su hija, Lucy Hawking, ha revelado como vivió ese duro momento. En una entrevista para el programa 'Good Morning Britain', la primera que da desde la muerte de su padre, ha contando que entró en "shock" al enterarse de la noticia porque pensaba "que iba a durar para siempre", pero se siente "tremendamente afortunada" por haber podido compartir "tanto tiempo con él".

RELACIONADO: Stephen Hawking, la intensa vida personal de un genio de nuestro tiempo

Hawking fue diagnosticado a los 21 años de una enfermedad neurodegenerativa que, poco a poco, le dejó inmóvil y le obligaba a comunicarse a través de un sintetizador de voz. Una dolencia asociada a una corta esperanza de vida, pero que el cosmólogo sobrellevó durante casi cinco décadas, algo que su hija achacó este miércoles a "un milagro médico y científico". "Se puede pensar que porque alguien lleve enfermo mucho tiempo su muerte no te va a impactar, pero de hecho sí lo hizo", sostuvo, al tiempo que insistió en su "extraordinaria longevidad con su condición".

Interrogada sobre cómo cree que le gustaría a su padre ser recordado, Lucy declaró que "siempre decía que tu legado reside en tus hijos y en el trabajo que has hecho". Hawking, discapacitado desde su juventud, superó todas las probabilidades en su contra para convertirse en el científico más famoso de su época. Su trabajo abarcó desde los orígenes del universo mismo, a través del viaje en el tiempo y explorando agujeros negros en el espacio.  Logró reconocimiento internacional después de la publicación de 'Una breve historia del tiempo' en 1988.